Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento empezará a multar en la APR de Ópera el domingo

Entran en vigor las nuevas medidas de restricción al tráfico en el distrito Centro

El anterior gobierno municipal, que presidía Ana Botella (Partido Popular), aprobó la entrada en vigor el 1 de agosto de 2015 del Área de Prioridad Residencial (APR) del barrio de Ópera, que restringe la circulación a los vehículos privados (sólo se permite a los vecinos) en la zona delimitada por la plaza de España, la Gran Vía, la plaza del Callao, la calle del Carmen, la puerta del Sol, la calle Mayor, la plaza de Oriente y la calle de Bailén. La actual alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), que tomó posesión en junio, decidió mantener esta medida pero aplazó de forma indefinida la puesta en marcha de las sanciones para aquellos que no la respetaran. Ese periodo de gracia, que ha servido para negociar cambios en la reglamentación de las APR con vecinos, profesionales y comerciantes, acaba mañana: a partir del domingo 1 de noviembre, todo conductor que entre en el perímetro de la APR sin permiso será sancionado con una multa de 90 euros.

Los límites y normas de la APR fueron aprobados en un decreto firmado el 28 de enero por el entonces concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito (PP). Ahí se detallaban las vías en las que la circulación sería libre para todos los vehículos: la plaza de la Marina Española, la calle del Reloj, la calle del Río, el tramo de la calle de Leganitos entre la plaza de España y la calle de la Flor Baja, la calle del Doctor Carracido, la calle de la Flor Baja, la calle de Isabel la Católica, el tramo de la calle de San Bernardo entre la Gran Vía y la plaza de Santo Domingo, el tramo de la calle de Silva entre la Gran Vía y la plaza de Santo Domingo, y el tramo de la plaza de Santo Domingo entre la calle de Isabel la Católica y la calle de Silva.

Respecto a las vías que delimitan el perímetro de la APR, se restringió la circulación en la calle Mayor (excepto para los vehículos que accedan a la plaza del Comandante las Morenas desde el túnel de la calle de Atocha y se dirijan en sentido salida a la calle de Bailén), y en la puerta del Sol, la plaza del Callao, la calle del Carmen y la plaza de Oriente (que ya son peatonales). Sí se permite la circulación en la plaza de España, la Gran Vía y Bailén.

El próximo domingo entran en vigor además los nuevos criterios de acceso y funcionamiento no sólo de la APR de Ópera sino también de las otras dos ya en vigor, en los barrios de Cortes y Embajadores. La actual concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, firmó un decreto el 23 de octubre que contempla las siguientes condiciones:

  • Los residentes empadronados dentro de los límites de una APR deberán solicitar una autorización de acceso para su vehículo (en propiedad o renting), y para otros dos adicionales, independientemente de quién sea su dueño.
  • Los residentes empadronados dentro de los límites de una APR podrán solicitar además autorización para hasta dos vehículos adicionales en caso de tener más de 70 años o dificultades de movilidad (con certificado médico); y para un vehículo adicional si son familia numerosa.
  • Además, los residentes empadronados podrán pedir 20 autorizaciones puntuales al mes para visitas de profesionales (fontanero, albañil, etcétera), aunque, al no requerir de justificante, valdrán también para amigos, familiares, etcétera. A partir de las 20, sí será necesario aportar una factura del servicio recibido.
  • Los titulares de un comercio o empresa dentro del límite de la APR deberán solicitar una autorización de acceso para su vehículo y los de la empresa, con un máximo de cinco. Además, podrán solicitar hasta 20 permisos puntuales al mes sin justificar.
  • Los propietarios de una vivienda dentro de los límites de una APR pero que no residan en ella deberán solicitar una autorización de acceso para su vehículo y otras dos independientemente de quién sea el dueño. Esa misma regla regirá para los propietarios o arrendatarios de una plaza de garaje dentro de los límites de una APR.
  • Los titulares de una plaza de estacionamiento privada dentro de una APR deberán solicitar una autorización de acceso que será válida para dos vehículos por plaza; además, contarán con autorización puntual para otros dos.
  • Los hoteles y pensiones tendrán derecho a cinco permisos de acceso permanente para sus dueños y empleados, y autorizaciones puntuales para un número de vehículos equivalente al 10% de sus habitaciones.
  • En caso de obras, se permitirá ampliar en tres vehículos todas las autorizaciones previamente citadas.
  • El horario libre para carga y descarga será de ocho de la mañana a una de la tarde, excepto para los vehículos no contaminantes, que podrán demorarse hasta las tres de la tarde.
  • Los comercios y empresas de otras zonas de Madrid que hagan repartos habitualmente a inmuebles dentro de una APR (deben constar al menos 10 acceso en los últimos cuatro meses o, en el caso de Ópera, tres) podrán pedir una autorización para hasta un máximo de 12 vehículos, y ocho más si no son contaminantes.
  • Los vehículos de mudanzas que estén registrados como tales por el Ayuntamiento tendrán acceso libre.

Más APR de forma "rápida y urgente"

El tráfico ya está restringido en dos de los seis barrios que conforman el distrito Centro (que tiene una población de 144.000 habitantes, más o menos como las ciudades de Salamanca o Lleida). El exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (Partido Popular, 2003-2011) comenzó la implantación de las APR de forma experimental en una zona de Cortes en septiembre de 2004; un año después, extendió la restricción al resto del barrio, con una superficie de 59 hectáreas y 11.000 habitantes. En julio de 2006, amplió la medida al barrio colindante de Embajadores, que ocupa 103 hectáreas y suma 45.000 habitantes.

Gallardón prometió antes de las elecciones de 2011 ampliar las APR al entorno de la puerta del Sol y a los barrios de Justicia y Universidad. Ganó los comicios, pero apenas siete meses después dejó el Ayuntamiento en manos de Ana Botella (PP), que congeló esa promesa por falta de disponibilidad presupuestaria.

El pasado septiembre, el Gobierno municipal retomó el proyecto y desveló que restringiría el tráfico en todo el barrio de Sol y Palacio (192 hectáreas y 30.000 habitantes), en vez de en el área inicialmente prevista de 50 hectáreas alrededor de la plaza de Ópera. Así se lo habían pedido los vecinos de la zona, pero, al conocerse estos planes, empresarios y comerciantes protestaron y Botella se echó atrás, limitando las restricciones a la zona de Ópera.

El nuevo gobierno municipal, que preside Manuela Carmena (Ahora Madrid), estudia ahora cómo extender la APR de Ópera a todo el barrio de Sol y Palacio, como preveía inicialmente Botella. Además, ha retomado el esfuerzo de la anterior alcaldesa al final de su mandato para extender las APR también a los barrios de Justicia y Universidad, restringiendo así el tráfico en las zonas de Chueca y Malasaña y, por ende, en todo el distrito Centro. No hay fecha para estas medidas, aunque el gobierno municipal dice que será “urgente” en lo que se refiere a la extensión en Sol y Palacio y “rápido” en el resto.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información