Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anna Gabriel sostiene que el TSJC archivará la causa contra Mas

La diputada de la CUP reitera la idea de una presidencia coral para evitar “caprichos de una persona”

Anna Gabriel y Antonio Baños en el acto de final de campaña de la CUP.
Anna Gabriel y Antonio Baños en el acto de final de campaña de la CUP. AFP

El barrio de Gràcia de Barcelona se reunió ayer alrededor de la diputada electa de la Candidatura d’Unitat Popular ( CUP) Anna Gabriel para conocer cómo avanzan las conversaciones entre las formaciones independentistas y qué esperar del procés. Una relajada Anna Gabriel se mostró firme para aclarar que Artur Mas no había sido el artífice del 9-N y molesta al ver que no toda la sala opinaba igual. Gabriel insistió en que sin la CUP no se habría llegado a celebrar el proceso participativo y afirmó que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña archivará la causa abierta contra Mas, Rigau y Ortega por este asunto. “Solo hay que ver su composición y los magistrados que lo forman”, dijo.

Gabriel explicó que la formación anticapitalista no está imponiendo su programa político en las conversaciones con Junts pel Sí porque son conscientes de que son 10 diputados frente a 62: “No estamos planteando salir de la Unión Europea, del euro, ni de la OTAN, y no será por ganas. Y tantas otras cosas que si fuera por la CUP estaríamos poniendo sobre la mesa, y que no hacemos porque sabemos que tenemos en frente una formación que agrupa otras sensibilidades”. La diputada electa insistió en su propuesta de un Gobierno coral que acabe con el sistema actual, en sus palabras, excesivamente presidencialista. Gabriel abogó por una “dirección política más colegiada, transversal, que pueda representar a todos” y aseguró que se pueden encontrar “fórmulas que se alejan del capricho de una sola persona”.

“Si políticamente nos ponemos de acuerdo en las 3 o 4 personas que podrían formar la presidencia, primero nos adaptamos a la legislación vigente y ya la cambiaremos después”, planteó. Gabriel consideró que el mejor escenario es que la CUP pueda votar una propuesta y “no llegar con esta fragmentación al Parlament”.” Cuanto antes mejor la articulación del nuevo Gobierno y la creación de estructuras de Estado”, zanjó y añadió: “Si hay elecciones anticipadas no será por la CUP”.

Gabriel compartió con los asistentes que en una reunión de ayer se debatió sobre qué despachos les asignarán en el Parlament: “En qué ala queremos estar y si queremos los despachos de la izquierda o de la derecha”. Un debate de poco interés para la izquierda independentista, subrayó. Como tampoco lo es si se utiliza un sistema u otro para constituir la Mesa del Parlament, para dejar fuera al PP. “No queremos una Mesa que ponga freno a todas las iniciativas de país que propongamos”, aseveró. El Secretariat Nacional de la CUP todavía no ha decidido si ocuparán una silla en este órgano pero, si no lo hacen, apoyarán a Junts pel Sí para que haya una mayoría prosecesión.

“Todas aquellas personas que dicen que el acuerdo no es probable y ya sitúan la próxima pantalla en las elecciones es porque tienen interés en no dar curso a los resultados de las elecciones del 27-S”, lamentó. Gabriel reconoció que les dan miedo las elecciones generales y la posibilidad de “cantos de sirena que atraigan a independentistas de buena fe”. Por ello, dijo, “sabemos que el papel lo aguanta todo, pero estamos cansados de eso, queremos calendarios firmes y decisiones cerradas” antes del 20-D.