La Falange y Democracia Nacional queman seis ‘estelades’

La ultraderecha española marcha en Montjuïc contra los refugiados, el independentismo, la masonería y Artur Mas

Unos 300 seguidores ultraderechistas han marchado este lunes por la montaña de Montjuïc donde han reivindicado la españolidad de Cataluña con motivo del día de la hispanidad. Los manifestantes se han mostrado nostálgicos de épocas franquistas y han reclamado a gritos la unidad de España, incluso solicitando la “cámara de gas” para aquellos que la cuestionan poniendo especial énfasis en la victimización de Artur Mas. Media hora después de comenzar la manifestación los marchantes se concentraban en la plaza Sant Jordi de Montjuïc donde llegó el clímax de la marcha con una traca de petardos, varias bengalas y la quema de media docena de estelades e incluso una pancarta de la Assamblea Nacional Catalana (ANC) que se consumía entre llamas mientras se oían gritos de “viva España” y se presenciaban decenas de manos en alto.

Más información
Toda la información sobre el Día de la Fiesta Nacional
La manifestación del 12-0 clama contra el “golpe de Estado” de Mas
El Gobierno hace del 12-0 un día de reafirmación nacional

Democracia Nacional y La Falange han sido los dos principales grupos, además del Movimiento Católico Español, que se han concentrado esta mañana a las 11.30 en la plaza España. Tres centenares de ultraderechistas procedentes de varios puntos de España se han trasladado hasta allí para celebrar el Día de la Fiesta Nacional. Una vez concentrados han comenzado las amenazas a los separatistas y las advertencias a gritos: “No nos engañan, Cataluña es España” o “España una y no 51”. Ente los grandes ausentes este año la organización Alianza Nacional del abogado Pedro Pablo Peña que, según parece, discrepa con alguno de los grupos que han organizado la convocatoria. Antes de comenzar la manifestación, decenas de Mossos se han presentado en la plaza de España ante el miedo de que la manifestación de carácter opuesto, convocada por la Plataforma Antifeixista en la calle Rocafort con Gran Vía, se aproximara al punto de encuentro de los ultras. Ninguna de las dos concentraciones se han encontrado por lo que no ha habido que lamentar ningún altercado entre grupos.

Varios manifestantes portando una bandera con el águila franquista.
Varios manifestantes portando una bandera con el águila franquista.G. Battista.

Los primeros en marchar han sido los de Democracia Nacional con su vicepresidente a la cabeza, Pedro Chaparro, uno de los asaltantes de la librería Blanquerna de Madrid durante la Diada de 2013. Justo detrás desfilaba la Falange con una pancarta que pedía la ilegalización de partidos separatistas y gritaba contra los masones. Entre las proclamas destacaban: “No son refugiados, son invasores” en referencia a los refugiados sirios y continuaban los gritos racistas con “ayudas sociales para los nacionales”.

Delante de la manifestación, un ciclista rozando la sesentena ataviado con un maillot de la legión abría el paso mientras decenas de jóvenes deseaban la peor de las muertes a los independentistas e incluso se solicitaba la “cámara de gas para Artur Mas”. Ya en Montjuïc han empezado los mítines, palabras de los líderes ultraderechistas de España que en otras ocasiones han acabado en los despachos de la Fiscalía de Barcelona.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Un participante con una bandera franquista besa la bandera española.
Un participante con una bandera franquista besa la bandera española.G. Battista

Chaparro ha acusado a los políticos de liberar a “terroristas y violadores” y de entregar a “España a una oleada de islamistas que no son bienvenidos”, en referencia a los refugiados sirios. Por su parte, el presidente de Democracia Nacional, Manuel Canduela, ha exigido: “Si esto fuera un país normal Artur Mas estaría en la cárcel pero ahora un juez amigo le hará las preguntas que tienen que hacer y le caerá una simple colleja para que parezca una víctima”. Canduela ha pedido al ejército que salga a proteger las fronteras y ha acusado a CiU, ERC y la CUP de “enaltecer el terrorismo de ETA”.

Otro de los líderes ha sido el jefe nacional de Falange, Manuel Andrino, que también ha acusado a los independentistas “de poner en marcha un acelerador al que nadie en España ha plantado cara y por eso nos encontramos donde nos encontramos herederos del nefasto periodo de la transición”. Andrino ha acusado a Mas de “delito de alta traición”. El falangista ha tildado de “basura” la Constitución y el Estado de la Autonomías “donde la comunidades compiten por ver quién es más corrupto”. Los masones han vuelto del olvido a los micrófonos del líder de Falange e incluso se ha criticado los partidos políticos.

Para acabar, varios “Viva España”, brazos en alto, gritos a favor de la unidad española y amenazas con tomar las armas para luchas contra el independentismo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS