El Raval homenajea a Benítez dos años después de su muerte

Un centenar de personas marcha hasta el lugar donde se practicó la detención del empresario del Gaixample

Los asistentes colocaron decenas de velas en el lugar de la detención.
Los asistentes colocaron decenas de velas en el lugar de la detención.Gianluca Battista

Los Mossos d'Esquadra detuvieron la noche del 5 de octubre de 2013 al empresario del Gaixample, Juan Andrés Benítez. Ayer se cumplieron dos años del arresto y la muerte de Benítez en el hospital Clínic. Un centenar de personas aprovecharon el aniversario para homenajear al fallecido manifestándose por el barrio barcelonés del Raval para mantener viva su memoria y pedir justicia por un caso que todavía no ha sido juzgado.

La manifestación comenzó a las 19:30 en la plaza del Bonsuccés. Entre el centenar de congregados se encontraba Ester Quintana, la mujer que perdió un ojo en el marco de una operación de los Mossos d’Esquadra el 14 de noviembre de 2012; Sílvia Villullas y Mariana Huidobro, relacionadas con el caso 4F; miembros de diversos colectivos entre los que destacaban las Prostitutas Indignadas; políticos como María José Lecha, concejala de la CUP, o técnicos como Águeda Bañon, directora de comunicación del Ayuntamiento de Barcelona.

La marcha hizo diversas paradas, la primera de ellas en la plaza dels Àngels donde un bailarín realizó una performance en la que aseguraba que los “Mossos tienen que aprender danza” para no hacer daño a los detenidos. La siguiente parada fue en la calle Robador, donde el colectivo Prostitutas Indignadas colocó un corazón en el suelo diseñado con velas para rendir homenaje a Benítez. Al final de la calle colocaron un cartel con un dibujo del rostro del fallecido y pidieron a los servicios municipales de limpieza que no lo retiraran para que todo el mundo pudiera rendir homenaje al empresario fallecido.

La parada más tensa fue frente a la comisaría de los Mossos de la calle Nou de la Rambla. Al llegar los manifestantes gritaron: “Juan Andrés, ni olvido, ni perdón”. Allí, el centenar de congregados paró un momento donde guardaron un minuto de silencio y un joven colocó un ramo de flores en las puertas de las dependencias policiales.

La marcha acabó en la calle Aurora, en el mismo lugar donde varios vecinos grabaron la agresión por la que ocho mossos se sentarán en el banquillo de los acusados. El juicio todavía no tiene fecha pero Fiscalía solicita 11 años de prisión para seis de los agentes acusados de homicidio y torturas y un año y medio para dos de ellos procesados por obstrucción a la justicia.

En el lugar donde se produjo la brutal detención se colocaron decenas de vela sobre una silueta pintada en el suelo. Mientras, una joven recitaba poemas con el apoyo de música de violín.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50