Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dura derrota para Rajoy y agridulce para Sánchez

El PP y el PSC han caído en votos y en escaños en Cataluña

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, comparece en la sede del partido en Madrid para analizar los comicios.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, comparece en la sede del partido en Madrid para analizar los comicios.

El PP y el PSOE han caído en votos y escaños en Cataluña en un escenario que se temían como previsible, pero Mariano Rajoy y Pedro Sánchez se dan por contentos con que la derrota en distinto grado de sus formaciones, superadas por el tifón de Ciutadans, no llegó con una victoria de los independentistas en votos. El presidente del Gobierno reafirmó, pese al fracaso de su partido, el discurso de firmeza constitucional. El líder de la oposición se ofreció como alternativa al actual inmovilismo tras las elecciones generales de diciembre.

Nadie esperaba en el PP ni en el Gobierno central que el candidato popular, Xavier García Albiol, se acercase siquiera al techo histórico de 19 escaños que logró en 2012 su antecesora, Alicia Sánchez Camacho, en 2012. Rajoy tampoco. Se trataba, en las peores elecciones a las que se podía enfrentar desde hace años ese partido, de aguantar el tipo. De no bajar de dos dígitos. Se descontaba que Ciutadans les superaría con creces, pero su auge al final les desbordó. Hace apenas dos meses, cuando se designó con urgencia a Albiol, las encuestas les despeñaban a seis parlamentarios.

La meta para Rajoy estaba puesta en que los soberanistas de Junts pel Sí y la CUP no tuvieran una mayoría absoluta muy holgada (72 escaños son cuatro más) y que no la tuvieran en votos (47,8% frente a 48,04%). Esa fue la primera suma que se hizo anoche en Génova 13, la sede central del PP.

Rajoy convocará hoy en Madrid a la ejecutiva de su partido y ratificará que no piensa variar un ápice su discurso y su estrategia ante las generales. Cree que no tiene tiempo ni opción alguna matizar que ahora lo único importante es asegurar la “firmeza constitucional” ante los desafíos que puedan llegar desde el Parlament y el nuevo Gobierno catalán.

La dirección del PSOE recibió como un buen resultado la tercera posición del PSC tras unas perspectivas iniciales muy complicadas y gracias a una campaña “extraordinaria”, según Pedro Sánchez, líder del PSOE, en un momento de gran “dificultad y complejidad”. Respiraron en Ferraz por haber salvado los muebles y por la derrota en votos del independentismo. “El plebiscito lo han perdido porque hay una mayoría de catalanes que han dicho no a la independencia”, aseguró Sánchez en formato institucional.

El secretario general del PSOE, que se había jugado en parte su liderazgo interno en estos comicios, convocará ahora un Comité Federal para escuchar a sus barones y reafirmar la unidad. Sánchez ya exhibió anoche fortaleza al destacar el “triunfo” de las “tesis reformistas” frente al independentismo y el “inmovilismo” del PP. Ese proyecto federal y basado en la unidad de España será el que lleve a las generales de diciembre: “Me comprometo a reconstruir la unidad de Cataluña desde el Gobierno de España”.

El líder socialista apuesta ahora por el diálogo y por “empezar a tender puentes” bajo dos premisas: que España es una nación “indivisible, diversa y plural”, y que el respeto a la ley es el marco inquebrantable.

 

Más información