Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cae en Barcelona una red que concertó 35 matrimonios de conveniencia

La policía calcula que los 27 detenidos consiguieron unos beneficios de 100.000 euros

La Policía Nacional ha desmantelado en Barcelona una red que había concertado 35 parejas de hecho de conveniencia. Por cada enlace la banda solicitaba 4.000 euros y se ha estimado que en los últimos cuatro años consiguió unos beneficios de 100.000 euros. La investigación empezó cuando la policía detectó que en un piso de la capital catalana estaba empadronada una vecina de Sabadell con antecedentes por haberse prestado a contraer matrimonios de este tipo.

Los agentes dieron ayer la operación por terminada después de detener a 27 personas relacionadas con la trama delincuencial entre las que se encuentra el cabecilla, de origen brasileño, y tres miembros de la cúpula de la organización.

La banda conocía la normativa y era consciente de que las parejas no necesitaban realmente casarse, sino que bastaba con registrarse como pareja de hecho. De esa manera ya quedaba regulada la situación del contrayente extranjero. Para ello, falsificaban los documentos necesarios para que los inmigrantes en situación irregular pudieran solicitar el permiso de residencia de familiar comunitario de la Unión Europea tras haberse registrado como pareja de hecho en el Ayuntamiento de Barcelona.

Los inmigrantes abonaban 4.000 euros a la trama por los documentos falsos. La red, a cambio, se encargaba de buscar a personas de nacionalidad española que se encontraran en una situación precaria. La organización seguía una estructura piramidal y cada miembro de la red tenía una función asignada. Los captadores ya habían tejido una red de contactos que les permitía detectar a nacionales con problemas de alcoholismo, drogadicción, ludopatía... que a cambio de 1.000 euros, se prestaban para simular ser pareja del ciudadano irregular y se inscribían en el correspondiente registro municipal.

Una reincidente


La investigación comenzó hace un año, después de que los agentes de la Policía Nacional de Sabadell detectaran movimientos sospechosos en una vecina del municipio, de etnia gitana, con numerosos antecedentes por haber pactado matrimonios de conveniencia.

Los agentes vigilaron a la principal sospechosa, propietaria de un piso de 25 metros cuadrados en la calle Obradors de Barcelona. En ese pequeño apartamento figuraban 20 personas empadronadas que también estaban dadas de alta en el registro de parejas de hecho de la capital catalana.

Los agentes estiraron más del hilo y detectaron tres inmuebles más, todos ellos en Barcelona, en los que había 60 personas empadronadas y 21 parejas, supuestamente, fraudulentas. Incluso uno de los pisos, donde figuraban empadronadas las parejas, ni siquiera existía.

La red también utilizó documentación falsa de terceras personas para contratar la hipoteca de uno de los inmuebles en los que empadronaba a parejas fingidas.

Los policías aseguran que el grupo organizado tenía ramificaciones en Madrid, donde habrían concertado 14 parejas fraudulentas en tres apartamentos. Se calcula que la organización obtuvo 100.000 euros de beneficio en los últimos cuatro años. La operación se dio ayer por cerrada tras la detención de 27 personas, 21 de las cuales resultaron imputadas, y 74 hechos delictivos relacionados con la falsedad documental y el favorecimiento de la inmigración ilegal.
Todos los arrestados quedaron en libertad a la espera de juicio.