Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias abandona Galicia después de una gira llena de escollos

Las mareas rechazan la oferta de integrarse en Podemos. Los alcaldes de las candidaturas populares quieren la confluencia pero sin siglas que la capitalicen

Martiño Noriega y Pablo Iglesias, esta mañana en Santiago.
Martiño Noriega y Pablo Iglesias, esta mañana en Santiago.

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, abandonó Galicia para asistir esta tarde a las celebraciones del Orgullo Gay en Madrid después de una gira de día y medio entre A Coruña, Ferrol, Santiago y Vigo en la que no cosechó todo lo que esperaba y recibió señales de resistencia incluso en los círculos gallegos de su formación, porque los críticos amenazaron con una fuga en bloque. La visita de Iglesias a Galicia forma parte de lo que llama la "ruta del cambio" político experimentado el pasado 24-M, cuando las candidaturas unitarias de izquierda en la comunidad consiguieron arrebatar al PP importantes alcaldías y obtener representación en las corporaciones de las principales ciudades gallegas. A lo largo de este fin de semana, con un acelerado proceso de primarias abierto en su partido, Iglesias realizó una ronda de entrevistas con los alcaldes aupados por las Mareas ciudadanas de Santiago, Mariño Noriega; A Coruña, Xulio Ferreiro y Ferrol, Jorge Suárez. Los tres dejaron en un segundo plano sus formaciones políticas de origen (Anova y Esquerda Unida) para liderar el movimiento ciudadano del descontento y no se muestran dispuestos a dejarse "utilizar" por la marca Podemos. Iglesias acudió a Galicia precisamente a convecer a estas fuerzas de unidad popular de que se sumen a su opción política en las generales. Tendrá que negociar. Antes de aterrizar ayer aquí, el regidor de A Coruña y portavoz de la Marea Atlántica, Xulio Ferreiro, ya le había enviado un mensaje anunciando que no tolerarían ser "actores secundarios" de una candidatura gallega liderada por Podemos.

En su primer encuentro ayer en A Coruña con Xosé Manuel Beiras (Anova) y Yolanda Díaz (Esquerda Unida), Iglesias no avanzó mucho. La reunión finalizó con la voluntad de todas las partes de continuar dialogando pero dejando claras las diferencias en la fórmula para concurrir a las generales. Comparten "diagnóstico" y la "necesidad de cambio", en palabras de Pablo Iglesias, pero el escollo de las siglas de Podemos, cuyo secretario general asegura que es "innegociable" que aparezcan, se perfila como el principal impedimento para la alianza.

Tras este primer encuentro escasamente fructífero, Iglesias se reunió entre el viernes y el sábado con los alcaldes de A Coruña, Ferrol y Santiago. Tanto Ferreiro como Noriega y Suárez se mostraron dispuestos a escuchar la propuesta del líder de Podemos, convencidos de que habría "altura de miras" en la proposición, pero ya avanzaban su decisión de no concurrir bajo la marca de una organización política. El regidor compostelano sostiene que aunque la confluencia es necesaria, los partidos deben adoptar, como han hecho las Mareas en estas municipales, un papel secundario. Los tres regidores comparten la idea de que no debe de haber protagonismos individuales, sino que es necesario alcanzar el poder "con una base social detrás y darle la vuelta a la situación de opresión", según declaraciones del alcalde ferrolano antes de su encuentro con Iglesias. "Ninguna fuerza, sea Podemos, Izquierda Unida o Anova debe capitalizar este proceso porque a lo que aspiramos es a tomar el poder", remarcó Suárez.

Los alcaldes de las Mareas, dispuestos a seguir la ruta marcada, apelan a los datos objetivos y destacan que “donde Podemos se presentó en solitario obtuvo un 15% de los votos y en donde lo hizo confluyendo en candidaturas populares consiguió un 25%”. Iglesias, mientras tanto, insiste en considerar “innegociable” la presencia de su marca en las candidaturas de confluencia.

Esta mañana, en una visita temprana al alcalde de Santiago, Iglesias se ha mostrado "optimista" al respecto de que se pueda alcanzar un acuerdo aunque ha reconocido que siguen las "diferencias" sobre las siglas. Paralelamente, Noriega, el líder de Compostela Aberta, ha advertido de que "no debe haber corsés previos o proyectos de casas prefabricadas mientras no se defina el campo de juego", pero ha considerado que se trata de "un lugar de encuentro" la propuesta del líder de Podemos de que Galicia cuente con grupo parlamentario propio en el próximo Congreso de los Diputados.

Concretamente, la idea defendida por Iglesias supondría un grupo gallego nacido de la confluencia y en el que también participen inscritos de Podemos y que, a su vez, mantenga un "protocolo estable de relaciones" con el que sería el grupo estatal del resto de la formación. Esta  excepción también es la que contempla para Cataluña, pero en ambos casos, sugiere, se mantendría el logo de la formación en la papeleta.

En declaraciones a los medios después del encuentro que ambos han mantenido en Santiago de Compostela, Pablo Iglesias ha insistido en los "elementos de diagnóstico" que se comparten, tanto con las Mareas como con las formaciones de Anova y Esquerda Unida. Sin embargo, al igual que en horas anteriores, ha reconocido que se mantienen "diferencias respecto a las fórmulas electorales". "Pero el diálogo va a continuar, porque consideramos que estamos en un año histórico en el que la posibilidad de cambio es real", ha ratificado, antes de incidir en que "en esa dirección se está trabajando".

El líder de Podemos ha apelado a que la presencia de su marca en las papeletas es parte de la decisión de su asamblea de Vista Alegre. "Ahora bien, no solo planteamos que podemos añadir otro nombre, sino que en términos comunicativos cada lugar puede haber diferentes formas de expresarlo y de hacer campaña, independientemente de las papeletas que aparezcan en los colegios electorales", ha aseverado. Pese a ello, y preguntado acerca de si después de las horas que ha pasado en Galicia, en donde también se ha reunido con los alcaldes de A Coruña y Ferrol se va con la sensación de que el acuerdo está más lejos o más cerca; Pablo Iglesias se ha mostrado "optimista".

"Me voy con la sensación de que estamos muy cerca y con mucho optimismo; creo que las próximas semanas van a servir para clarificar muchas cosas", ha sentenciado. "Nosotros siempre somos optimistas mientras existan posibilidades de diálogo, y los canales de diálogo son una garantía que va a continuar", ha secundado, por su parte, el regidor compostelano, también destacado dirigente de Anova (faceta que en todo caso ha dejado en segundo plano tras dar el salto a la política local compostelana con la plataforma de confluencia).

Noriega ha indicado que Compostela Aberta le ha trasladado a Iglesias la "importancia que un proceso de unidad popular" ha tenido en el caso de Santiago y que, en la capital gallega, "permitió disputar la hegemonía del PP y ser la lista más votada". "Estamos absolutamente convencidos de que, sin caer en mimetismos, ése debería ser el camino. No debe haber corsés previos ni conceptos de casas prefabricadas, mientras no definamos cuál debe ser el campo de juego", ha manifestado.

De todas formas, "más allá de diferencias", Noriega ha señalado que "nadie le niega a Pablo Iglesias y a Podemos la centralidad en el proceso de cambio". "Lo único que hacemos es defender el convencimiento de que la unidad popular tiene todavía más potencial y es importante, en ese sentido, saber en qué momento histórico estamos viviendo y lo que nos estamos jugando todos", ha abundado. El regidor compostelano ha manifestado que el modelo que establece Podemos para este proceso "es legítimo", aunque las mareas estén "ubicadas en un proceso diferente". "Pero no incompatible", ha apostillado.

De esta manera, Noriega ha insistido en que se trata de un proceso de "acumulación" y en que hay "voluntad de seguir explorando", y no ha obviado la condición de "referente" de Pablo Iglesias. Sobre si considera que la propuesta del líder de Podemos de que haya un grupo parlamentario gallego propio desbloquea en parte la posibilidad de acuerdo e incluso posibilitaría la integración del BNG, Noriega ha apuntado que "no es solo la cuestión de reivindicación nacional, sino que es importante recoger el proceso de acumulación". En todo caso, ha reconocido que "el hecho de poder hacer una apuesta por un grupo parlamentario propio es un lugar de encuentro". "Y es un paso en el que todos nos podríamos sentir identificados", ha remarcado.

Durante su intervención, Iglesias también ha destacado que el regidor compostelano "es uno" de los alcaldes "de referencia" y "está consiguiendo llevar la ilusión a las Instituciones". "Para nosotros, que las Instituciones vuelvan a ser de la gente es algo que revelaba las posibilidades de cambio en el conjunto del Estado", ha señalado. Asimismo, ha considerado que esa "ilusión" que, "de alguna manera puso en el Estado Podemos y que las Mareas pusieron en el escenario gallego", podría "sumar fuerzas para contribuir a derrotar al PP en las elecciones generales".

Su último acto antes de volar a la gran manifestación madrileña por Atocha ha sido un mitin en Vigo. Iglesias ha propuesto en él que la sonrisa sea "el símbolo del cambio" y ha instado a los ciudadanos a sonreír cuando otros "mientan" y "difamen" y a conseguir que "millones de sonrisas derroten el miedo" y difundan que Podemos puede "ganar las elecciones".

En el acto, en un abarrotado Auditorio Mar de Vigo -con un aforo de más de 1.400 personas, estaba prácticamente lleno-, Pablo Iglesias, que fue presentado como el "futuro presidente del Gobierno", apareció poco antes de las 11,30 horas entre los flashes de las cámara y acogido con los aplausos de la gente en pie, que le recibió al grito de 'sí se puede'. Iglesias, que ha hecho hincapié en que "la clave es que el protagonismo" lo pueden tener los ciudadanos, pues son los que pueden llevar a Podemos a ganar las elecciones, se ha dirigido a los asistentes remarcando en relación a las demás fuerzas políticas que: "No nos tienen miedo a nosotros, os tienen miedo a vosotros".

Así las cosas, ha recalcado que las elecciones generales "no se van a ganar en los mítines o en la televisión", sino con el boca a boca de los ciudadanos, porque, ha asegurado, no se ganarán "si detrás no hay millones de caras anónimas que señalan el camino del cambio". "2015 es el año del cambio", en el que "millones de sonrisas derrotarán al miedo", ha destacado. En este sentido, ha reiterado que su visita a Galicia tiene como objetivo "intentar sumar ilusiones", donde ha reconocido la labor de las Mareas, que han sabido "aglutinar" las necesidades de la ciudadanía. "Pero en las generales, la palabra cambio se asocia con Podemos", ha reafirmado en la línea de lo que ha defendido desde el viernes ante los representantes de las Mareas. Y luego ha insistido en que su propuesta es "unir fuerzas" e ir a las elecciones "con los dos nombres juntos".