Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tiempo atrás, aquí se libró una batalla

La Casa de Velázquez aborda en una muestra el renacimiento de la Ciudad Universitaria tras la Guerra Civil

La maqueta de la Ciudad Universitaria tal y como quedó al concluir la Guerra Civil que forma parte de la muestra 'Paisajes de una guerra'. Ampliar foto
La maqueta de la Ciudad Universitaria tal y como quedó al concluir la Guerra Civil que forma parte de la muestra 'Paisajes de una guerra'.

La Casa de Velázquez es un hogar para la cultura francesa en Madrid. Como centro público tutelado por el ministerio francés de Enseñanza Superior e Investigación, ejerce de sede madrileña para los hispanistas galos en el foro. Pero además, la historia situó esta mansión en el corazón de la Ciudad Universitaria y sobre la misma colina en la que se asienta se libraron feroces combates durante 30 meses de la Guerra de España, entre 1936 y 1939. Desfigurada por las bombas, la gran casa, que había sido fundada en 1922, en el oeste de Madrid. En ese lugar que albergó desde 1927 el proyecto de construcción del primer campus “a la americana” en España, fue reedificada y es hoy uno de los pulmones culturales de la ciudad.

Por la singularidad de su enclave la Casa de Velázquez es el lugar que este mes de mayo ha acogido a especialistas de Francia, Polonia, Alemania, Bélgica y España para conversar sobre Paisajes de guerra. Unas jornadas que sirvieron como base para una reveladora exposición sobre la Ciudad Universitaria, que tiene como pieza estrella la soberbia maqueta que muestra en que situación quedó tras la contienda. Y una muestra artística colectiva, denominada Isla de utopía, en la que una docena de artistas pretenden revisar, desde una perspectiva contemporánea, un lugar emblemático y simbólico como es la Ciudad Universitaria. A eso hay que sumar otras actividades, como rutas guiadas y filmaciones.

En ese coloquio internacional se reflexionó en voz alta sobre las heridas de las contiendas bélicas europeas —también las mundiales en sentido amplio— sus efectos en la memoria de los pueblos, y sobre los distintos modos de restañar aquellos daños. No únicamente sobre el ánimo de sus gentes, sino también sobre el patrimonio cultural y arquitectónico sañudamente afectado por hallarse en los escenarios de guerra.

En una de las charlas se abordó la reconstrucción posbélica de Varsovia y de Madrid, ciudades dañadas por el fragor de los combates. Los ponentes fueron José María Faraldo y Carolina Rodríguez-López, profesores de la Complutense.

Y precisamente, esta última es la comisaria de la exposición, complementaria del coloquio internacional, denominada Paisajes de una guerra: la Ciudad Universitaria de Madrid. Se trata de “un espacio emocional”, como ella lo define, que acoge hasta el 15 de julio la Sala C de Arte de la Complutense, en los bajos del Museo del Traje, contiguo a la Casa de Velázquez, en su sala de exposiciones temporales. De entre los tesoros documentales exhibidos sobresale la maqueta de la Universidad de Madrid tal como quedó al concluir la Guerra Civil. Una obra que por su carácter único y documental, algunos especialistas sitúan en la estela de la trazada por León Gil de Palacio con su maqueta de la ciudad de Madrid de 1828, hoy en el museo de Historia.

Paisajes de una guerra: Sala C de Arte de la Complutense. Bajos del Museo del Traje. Avenida Juan de Herrera, 2. Hasta el 15 de julio. De Martes a sábado de 11 a 15.00.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram