Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguire solo dimitirá como presidenta del PP si es elegida alcaldesa

"Ese era el pacto con la dirección nacional", afirman fuentes próximas

Esperanza Aguirre Ampliar foto
Esperanza Aguirre a la salida de la sede del PP el pasado domingo.

Esperanza Aguirre, presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía, no dimitirá de su máximo cargo orgánico en el partido tras el fracaso electoral del pasado domingo. Fuentes próximas a Aguirre han confirmado que la líder popular madrileña solo dimitirá como presidenta regional de la formación en "el caso de ser nombrada alcaldesa". Ni siquiera, según las mismas fuentes, lo haría si el presidente nacional, Mariano Rajoy, se lo pidiera. "Ese era el pacto", indican en referencia al acuerdo alcanzado a principios de marzo con la cúpula de la formación, cuando se pactó que Aguirre dejaría la presidencia solo en caso de ser regidora.

Aguirre ganó las elecciones municipales del pasado domingo. Consiguió 21 concejales en la cita con las urnas. Un número insuficiente para mantener el Gobierno local, según las cuentas que hace el propio PP; ya que su principal oponente, Manuela Carmena, cabeza de lista de Ahora Madrid, logró 20 ediles y le basta el apoyo de los nueve representantes del PSOE para hacerse con el bastón de mando del Consistorio. La presidenta del PP ni siquiera puede buscar alianzas con Ciudadanos: los siete concejales de la formación liderada por Albert Rivera no le bastan para alcanzar la mayoría absoluta.

La salida del Gobierno de la capital, en manos del PP desde hace lustros, ya la han acarreado las primeras críticas internas a Aguirre. La dirección del partido entiende que la "agresiva" campaña de la candidata contra Carmena "penalizó" a los populares al convertir a la exjueza en "un icono" e impulsar la movilización de la izquierda, que puede recuperar la Alcaldía 24 años después. La cúpula del PP, que ha mantenido constantes encontronazos con Aguirre en los últimos años, considera que Cristina Cifuentes jugó mucho mejor sus cartas. Con un discurso "más conciliador", la candidata autonómica puede pactar con Ciudadanos para mantener el Ejecutivo regional; y, además, podría haber mantenido el Gobierno municipal con el resultado que obtuvo en las autonómicas el 24-M.

El control del PP de Madrid ya enfrentó, en plena carrera electoral, a Aguirre y al sector próximo al presidente del Gobierno. Apenas dos días después de su designación como candidata, se abrió una guerra interna en la formación. La dirección nacional aseguró en un comunicado que había acordado con el presidente regional del partido que dejaría ese cargo si era elegida alcaldesa. Ella, en cambio, insinuó horas antes por las redes sociales y en varias entrevistas que la cúpula nacional trataba de apartarla: "No pienso dejar la presidencia de PP Madrid ¿Pero esto qué es? Tengo ilusión por ser alcaldesa, pero nadie me hace el programa y la lista", escribió en Twitter.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información