Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre reabrirá el parque del Oeste al tráfico durante los fines de semana

La zona lleva libre de coches desde 2003 y atravesarla permite llegar directamente de la carretera de Castilla (M-500) al centro

Cartel que anuncia la prohibición de la circulación de vehículos en el Parque del Oeste los fines de semana.rn rn
Cartel que anuncia la prohibición de la circulación de vehículos en el Parque del Oeste los fines de semana.

Esperanza Aguirre (PP) ha prometido abrir los fines de semana al tráfico el parque del este, que lleva libre de coches desde 2003. “Los alcaldes de Pozuelo, Boadilla, Las Rozas y Majadahonda [todos del PP] me han escrito para pedírmelo, y me propongo abrirlo para que puedan disfrutar de Madrid también los ciudadanos de esos municipios”, dijo la candidata a la alcaldía. El parque ahora lo pueden disfrutar los madrileños; lo que permitirá Aguirre es atravesarlo en coche para llegar directamente de la carretera de Castilla (M-500) al centro. Preguntada también sobre la vecina Casa de Campo, Aguirre aseguró que “está muy bien como está”.

El Ayuntamiento anunció el cierre de la Casa de Campo al tráfico en otoño de 2001 para proteger el parque del tránsito de vehículos. Sin embargo, el alcalde, José María Álvarez del Manzano (PP, 1991-2003), decidió aplazar la medida para estudiar “con tranquilidad los efectos colaterales”.

Su principal preocupación era que unas 360 mujeres que ejercían allí la prostitución se dispersaran por otras zonas de la capital al impedir el acceso a sus clientes. Manzano restringió el tráfico en algunas vías de ese parque en primavera de 2002; poco después, se lamentaba: “Ayer vi que [las prostitutas] se apoderaban de la calle, que estaban ya en el parque del Oeste. Posiblemente se apoderarán de los altos de Extremadura y puede que vuelvan a los altos de la Castellana. El problema es ¿dónde están mejor? ¿en el parque, en la calle?”. Alberto Ruiz-Gallardón (PP, 2003-2011) relevó a Manzano en la alcaldía un año después. Nada más llegar, en julio, restringió el tráfico en toda la Casa de Campo. Quedaban unas 200 prostitutas.

Se vieron afectados, entre otros, los conductores que atravesaban el parque para llegar a Madrid desde Pozuelo. Unos meses después, en noviembre, cerró también al tráfico los paseos de Camoens y Ruperto Chapí, expulsando así los coches del parque del Oeste entre las once de la noche del viernes y las seis de la mañana del lunes. Por ese eje, que ahora pretende recuperar Aguirre, pasaban entonces 28.000 vehículos los sábados y 22.000 los domingos. Las rutas alternativas son desde entonces las avenidas de Séneca y Valladolid.

“Se contribuye así a la disminución de la contaminación atmosférica y acústica en estos importantes pulmones verdes, y a la mejor conservación de su flora y fauna”, dijo el edil Pedro Calvo. En marzo de 2004, Gallardón cerró al tráfico también la Dehesa de la Villa.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram