La ‘neutralidad’ de Ciutadans

El partido de Rivera envía propaganda electoral sin referencias a Barcelona y pensada para cualquier ciudad o comunidad

La alcaldable de Ciutadans en Barcelona, Carina Mejías, prometió ayer que la ciudad sería “un espacio de neutralidad ideológica abierto a todo el mundo”. Para disipar cualquier duda de lo que estaba diciendo remachó que “no pondremos Barcelona a los pies del independentismo”, algo que ya quedó claro cuando al inicio de campaña se pronunció a favor de prohibir la manifestación prevista para la Diada en la Avenida Meridiana y organizada por la Asamblea Nacional Catalana.

En los días posteriores de campaña Mejías también ha dado muestras de la “neutralidad” que promulga, al prometer que si fuera alcaldesa retiraría el nombre de la plaza de los Països Catalans en el barrio de Sants. Su argumento es que se trata de una denominación geográfica que “no existe”. La alcaldable de Ciutadans también prometió rigor en el “reconocimiento de los símbolos que nos representan a todos y en todos los ámbitos”, una advertencia a la poca condescendía que tendría con la exhibición de banderas estelades en las instituciones.

En el marco de esa línea de “neutralidad” encaja la propaganda electoral remitida por el partido a los domicilios de Barcelona, con toda probabilidad la misma que se ha recibido en cualquier otro punto de España. La hoja plegada de bien podría valer también para las próximas elecciones generales si se le cambiara la fecha de la cita con las urnas. No alude para nada a que se celebran elecciones municipales ni autonómicas (en 13 de las 17 comunidades, en las que no se incluye Cataluña), y explica las cinco razones para votar a la formación que lidera Albert Rivera: limpiar las instituciones de corrupción, defender los derechos sociales, reactivar la economía, suprimir los privilegios de los políticos y la necesidad de que haya gobiernos con las manos limpias.

Ciudadanos se presenta como un partido del siglo XXI nacido ante “los fracasos y mentiras de los viejos partidos”, cree que “ha llegado nuestro tiempo” y Rivera promete un cambio “sensato, sin venganza, pero con justicia”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS