Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un debate de matices para ganar la Complutense

Los dos aspirantes a rector coinciden en las propuestas y difieren en el peso del pasado

Los dos candidatos a rector de la Complutense -Carlos Andradas (izq.) y José Carrillo (dcha.)- en el debate celebrado el lunes.
Los dos candidatos a rector de la Complutense -Carlos Andradas (izq.) y José Carrillo (dcha.)- en el debate celebrado el lunes. EL PAÍS

El rector José Carrillo y el aspirante Carlos Andradas han celebrado este lunes su último debate antes de las elecciones de la Complutense. Los dos matemáticos, de perfil progresista, coinciden sobre el futuro. Defienden que la financiación pública es clave, que las tasas deben bajar y en potenciar los másters. Los matices están en el pasado. Carrillo achaca su lastre al mandato previo al suyo, en el que Andradas fue vicerrector. Andradas le acusa de cuatro años de inmovilismo.

Empezaron cinco candidatos y quedan dos. El miércoles se celebran las elecciones a rector de la Universidad Complutense de Madrid, el campus presencial más grande de España. Y este lunes ha sido la última oportunidad para que los dos aspirantes al mando —el actual rector José Carrillo y el catedrático de Álgebra Carlos Andradas— confrontaran propuestas para recabar votos.

Andradas superó en nueve puntos a Carrillo en la primera vuelta de los comicios, el pasado 5 de mayo. Para esta segunda ronda será clave cómo se repartan los votos de los otros tres aspirantes desbancados. Y a ellos se ha dirigido Carrillo nada más empezar el debate proponiendo “un grupo de trabajo”. “He encontrado en sus programas muchas propuestas con mucho interés que coinciden con mi programa”, dijo.

Durante la hora y media del encuentro, celebrado en la Facultad de Ciencias de la Información de la Complutense ante unos 500 asistentes, ha habido más coincidencias que desacuerdo en los cuatro bloques a debate: gestión, comunidad universitaria, docencia e investigación e imagen. Tras más de un lustro de recortes en los presupuestos que provienen de la Comunidad de Madrid, ambos candidatos defienden que el grueso de la financiación debe provenir de fondos públicos aunque hay que darle un impulso al mecenazgo, los patrocinios o los ingresos de la investigación.

Un pasado más o menos lejano

La herencia recibida de Carrillo. “Llevamos cuatro años trabajando, pero nos lo dejaron patas arriba”, dijo ayer el rector cuando Andradas le afeó no haber puesto ya en marcha las propuestas que promete para el próximo mandato. Carrillo recordó que ha mejorado la situación económica del campus y se ha reducido la deuda heredada de un rectorado del que formaba parte Andradas.

La réplica de Andradas. Citó una máxima de los políticos estadounidenses: “Pasado un año y medio, cuando se echa la culpa al mandato anterior, la gente no se lo cree. Eso no sirve (...) Después de cuatro años yo también lo hubiera arreglado, ha tenido ingresos que deberíamos haber tenido nosotros”.

Esperan recuperar la normalidad en la contratación — ahora solo se pueden sustituir uno de cada dos jubilados y hasta hace unos meses era solo uno de cada 10 por políticas de restricción de gasto del Gobierno central—. En ese apartado, Carrillo presume de que evitar los despidos ha sido una “línea roja” de su mandato y Andradas ha querido aclarar que él también está en contra de la externalización de servicios.

Ambos proponen que las tasas públicas — el precio que pagan los estudiantes, que se han disparado desde 2012 en Madrid y que hace que una carrera sea tres veces más cara aquí que en Galicia— vuelvan a los niveles previos y rechazan la implantación del conocido como decreto 3+2, el plan del Ministerio de Educación para acortar las carreras y que previsiblemente encarecerá los estudios. El futuro, coinciden, pasa por potenciar los másteres universitarios.

Ha habido guiños continuos a los estudiantes, el colectivo que menos participa en las elecciones (un 12% en primera vuelta) y al que le corresponde el 25% del voto ponderado. Carrillo prometió crear un consejo con alumnos que se reúna de forma periódica con él y “que le digan al rector lo que hace mal”. Andradas replica que los alumnos “no se han sentido escuchados” durante el último mandato y se compromete a dotar con un millón de euros el fondo de ayudas previsto para los que no pueden pagar las tasas ni tienen acceso a becas.

A cada propuesta que Carrillo enunciaba a futuro, Andradas le afeaba que había tenido cuatro años para ponerla en marcha. Y este le replicaba que él estuvo en los cuatro años anteriores como vicerrector junto a Carlos Berzosa, en un mandato en el que los recortes regionales hicieron aumentar la deuda universitaria con “facturas que no se contabilizaban y que estaban en los cajones”, según ha acusado el rector. Andradas fue más aplaudido durante el debate (dos veces y otra al final) que Carrillo (solo una al acabar). Se han despedido como caballeros, prometiendo que mantendrán la amistad que han cultivado durante años por trayectoria y coincidencia académica. La misma amistad que les hace disentir solo en los matices.

 

 

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram