Los ‘recaditos’ de Luis Enrique

“Los jugadores lo deciden todo cuando se gana; si se pierde, lo he decidido yo”, ironiza el técnico

Luis Enrique, en la ciudad deportiva del Barcelona.
Luis Enrique, en la ciudad deportiva del Barcelona. ALEJANDRO GARCÍA (EFE)

Las salas de prensa parecen un territorio hostil para Luis Enrique. El entrenador del Barcelona acostumbra a contestar con monosílabos cuando las preguntas le incomodan o, simplemente, las evade con algún chiste, aunque él mismo reconoce su falta de agudeza para el humor. Al asturiano le molesta que se filtren sus decisiones o las vicisitudes del vestuario. Pasó con Mathieu en dos ocasiones. Tras el partido en el Bernabéu, el francés confesó que le había extrañado jugar de lateral y el técnico azulgrana no tardó en contestar: “Si a Mathieu le sorprende jugar de lateral, apaga y vámonos”. El defensa la volvió a liar cuando reveló la trifulca entre Luis Enrique y Messi en un entrenamiento. Ayer llegó el turno de Luis Suárez.

Un día me quedé yo en la posición de 9 durante un partido. Y Leo me dijo: ‘Quedáte por ahí”, reveló Luis Suárez

Según publicó EL PAÍS el 20 de enero, el vestuario azulgrana le sugirió en varias oportunidades a Luis Enrique que preferían jugar con los extremos abiertos y Messi fue quien tomó la iniciativa para volver a la banda derecha, como en sus inicios en el Camp Nou. El jueves, Luis Suárez, en una entrevista a la COPE, ahondó en el tema. “Un día me quedé yo en la posición de 9 durante un partido. Y Leo me dijo: ‘Quedáte por ahí’. Después el entrenador vio que habíamos tenido una buena solución y empezó a probarlo. No fue nadie quien tomó la decisión, aunque obviamente después el mister al plantear los partidos me ponía de centrodelantero”, reveló el charrúa.

La respuesta de Luis Enrique, como era de suponer, no se demoró. “Los jugadores del Barça suelen decidir también las rotaciones, la táctica, dónde tenemos que presionar...”, ironizó el preparador. “Si se gana, claro”, añadió; “cuando se pierde, es que he decidido yo”. No anda con vueltas el técnico y cuando algo le fastidia, en especial si se le cuestiona su poder sobre el grupo, lo suelta. “Yo soy el líder de mis equipos”, subrayó en su primera comparecencia en el Camp Nou.

La de ayer fue una mañana de mensajes para el técnico del Barça. También le envió uno a la exmujer y representante de Dani Alves, Dinarah Santa Ana. El lateral no aceptó el nuevo contrato que le propuso el Barcelona y Santa Ana sugirió que el tema de la renovación afectó en el desempeño del brasileño. “No creo que su rendimiento se resienta más de lo que se ha resentido ya, lleva algunos fallos por el tema psicológico”, dijo la apoderada de Alves. “Este es un juego de errores y cuando Alves, u otro jugador falla, siempre pienso que es por una circunstancia del juego. Si pensase como su representante, no jugaría nunca más”, concluyó Luis Enrique.

La buena noticia para el entrenador del Barça es el regreso de Jordi Alba. El catalán recibió el alta médica tras superar su lesión en el aductor de la pierna derecha y entró en la convocatoria para el partido frente al Sevilla (20.00 horas, C+1).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS