Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 125.000 euros a una ONG a la que Blasco marginó

El TSJ anula los cero puntos sobre 20 que recibió en el apartado de "prioridades de la Generalitat"

La Generalitat deberá pagar 125.200 euros a la organización no gubernamental Asamblea de Cooperación por la Paz porque el que fuera consejero de Solidaridad y Ciudadanía Rafael Blasco —condenado a ocho años por el fraude en las ayudas de cooperación al desarrollo— la marginó sin motivo en la concesión de subvenciones del año 2011. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) desestima en una sentencia y estima en otra sendas demandas contencioso-administrativas de la ONG, que consideró que sus proyectos “no habían sido evaluados justamente”.

El TSJCV considera que hubo un “vicio de falta de motivación, generador de indefensión” en la puntuación de los proyectos presentados por la ONG a la convocatoria de ayudas a actividades de sensibilización social y educación para el desarrollo de 2011. El tribunal dice que no consta la razón por la que se otorgó 20 puntos, el máxima posible, a otros proyectos y cero a los de la Asamblea de Cooperación por la Paz en el apartado que valoraba “los objetivos y prioridades de la política de la Generalitat en materia de cooperación internacional al desarrollo”.

Tras prescindir de ese apartado, el TSJCV constata que “los proyectos de la demandante superan la valoración técnica de 14 y 16 proyectos a los que se ha otorgado subvención (fueron subvencionados 34 proyectos y los de la actora obtuvieron en la valoración técnica los puestos 18 y 20)”. Por ello, reconoce el derecho de la ONG a recibir las ayudas de 62.600 euros correspondientes a cada uno de los dos proyectos, centrados en la sensibilización ciudadana sobre los “objetivos del milenio”.

Otra sentencia

El mismo razonamiento, aplicado a sendos proyectos en la convocatoria de ayudas a la acción humanitaria, de mayor cuantía y que debían desarrollarse en El Salvador y en Palestina, lleva al TSJCV a desestimar la demanda porque la valoración técnica no supera la de los ocho proyectos a los que sí que se otorgó subvención (la ONG quedó en los puestos 9 y 15 en ese caso).

Hace apenas dos semanas se hizo pública otra sentencia, en la que el TSJCV condenó al Consell a pagar 550.000 euros a la ONG Solidaridad Internacional del País Valenciano por motivos idénticos. En aquel caso eran dos proyectos en Cisjordania y El Salvador. También recibieron cero puntos en la adecuación a las “prioridades de la Generalitat”.