Comité de empresa: “lo contratado no valía lo que se pagaba”

El presidente de Productors Audiovisuals Valencians dice que era "una barbaridad" dejar fuera a las productoras locales

“El comité de empresa se ha cansado de denunciar públicamente estos y otros casos de mala gestión patrimonial de RTVV”, subraya Salut Alcover, presidenta de este órgano que subiste diezmado en el proceso de liquidación de la cadena, respecto a los contratos realizados con productoras como Alba Adriática, de José Luis Moreno, o Star Line Productions, que facturaba el programa Fernando Sánchez Dragó, a los que se refiere, entre otros, el informe publicado hoy por EL PAÍS. "Lo que se contrataba no vale lo que se pagaba", resume la presidenta del comité, "y el comité de empresa tiene dudas razonables sobre el destino de ese dinero".

Salut Alcover recuerda que el comité incluso llevó al juzgado el caso de Triskel Audiovisual, relacionada con Fernando Álvaro Quintela, que fue fichado como directivo de RTVV tras pasar por Intereconomía y El Mundo TV. "Fueron unos documentales de una calidad técnica ínfima", lamenta, y aunque la denuncia fue archivada finalmente, el contrato está incluido también en la denuncia por delitos relacionados con la gestión patrimonial interpuesta por Compromís contra cinco exdirectivos de RTVV, incluidos López Jaraba y Lola Johnson.

"El afán de contratar con estas productoras acentuaba la castellanización de la programación", agrega. "Creemos que se hacía con voluntad de financiar a los 'amiguitos del alma' o a los tertulianos que venían de Madrid que luego hablaban bien del presidente Francisco Camps, en una política muy alejada del servicio público para el que se creó Canal 9".

Esta forma de externalizar la producción funcionó fundamentalmente entre 1998 y 2006, puntualiza Ximo Pérez, presidente de la asociación Productors Audiovisuals Valencians. "A partir de 2004 comenzamos a denunciarlo y a exigir que lo que se hiciera en RTVV fuera realizado por productoras valencianas". Y surtió efecto, según Ximo Pérez. A partir de 2007, toda la producción de entretenimiento se empezó a hacer por productoras valencianas o en coproducción".

El presidente de los productores valencianos recuerda que ellos no podían "ir a Catalunya, el País Vasco o Galicia si no era de la mano de una productora local". Además, recuerda, que las producciones de ficción se realizaban más baratas en la Comunidad Valenciana que en las otras autonomías con televisiones y lengua propia. 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50