Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP expulsa a Martínez horas antes de iniciarse el juicio del ‘caso Gürtel’

La expresidenta de las Cortes mantendrá la alcaldía de Novelda hasta el final de mandato

Milagrosa Martinez, alcaldesa de Novelda Ampliar foto
La alcaldesa de Novelda, Milagrosa Martínez, en un pleno en febrero. EFE

El Partido Popular de la Comunidad Valenciana ha expulsado cautelarmente a la alcaldesa de Novelda (Alicante, unos 27.000 habitantes) y expresidenta de Las Cortes Valencianas, Milagrosa Martínez, a solo un día de que se siente en el banquillo de los acusados por el primer juicio que se celebrará de la vertiente valenciana del caso Gürtel. Martínez, que se había fortificado en su pequeño municipio desoyendo las llamadas de su partido para que dimitiera, se enfrentará a partir de este martes a un juicio en el que fiscalía pide 11 años de prisión y 34 de inhabilitación por las contrataciones realizadas entre 2005 y 2009 como consejera de Turismo.

Los populares valencianos no podían permitirse la foto de La Perla, como la conocían los miembros de la presunta trama criminal del Gürtel, declarando en el caso Fitur como militante del partido por malversación, prevaricación y cohecho el próximo 15 de mayo, a nueve días de las elecciones municipales y autonómicas valencianas. La alcaldesa, a diferencia de otros alcaldes populares afectados por investigaciones judiciales, lleva meses ignorando al partido parapetada detrás de un grupo de fieles de su equipo de gobierno. Su suspensión es cautelar, solo será definitiva con la condena, según los estatutos del partido.

Milagrosa Martínez continuará siendo alcaldesa y del PP, no obstante. La oposición (PSOE, UPyD y EU-IU) no va a facilitar una moción de censura a final de legislatura para aliviar la situación del PP, que sufre una situación del todo anómala en esta pequeña localidad marmolera. Aunque los ediles contrarios a la alcaldesa aseguran que la expulsión de la agrupación la inhabilita como representante, Martínez y su grupo de fieles (siete de los 12 ediles del PP) han registrado un texto negando que esta pueda ser expulsada del grupo municipal y convertirse en no adscrita.

La expulsión del partido de la política alicantina era el último cartucho que le quedaba al PP para intentar poner un punto y aparte a una legislatura sangrante en lo que a intención de voto se refiere. Durante estos cuatro años el partido ha ido cayendo en las encuestas mientras la justicia iba ventilando presuntas corruptelas a lo largo de todo el territorio, gobernado por los conservadores desde 1995.

Martínez ha hecho oídos sordos a todas las peticiones para que dimitiera, incluida la del presidente Alberto Fabra. Su caso contrasta con el de otros alcaldes populares que no resistieron la presión interna y mediática, como son los casos de la alicantina, Sonia Castedo, o el de Paterna, Lorenzo Agustí. La diferencia entre La Perla y sus hasta ahora compañeros de partido, es que los segundos estaban imputados y la primera procesada.

El inicio del juicio es el final de una huida hacia delante. Martínez dimitió como diputada autonómica hace un año cuando se encontraba a las puertas de la apertura del juicio oral en el TSJCV, la primera instancia jurídica para los aforados. Su dimisión le hizo ganar un año, ya que su causa quedó pendiente de qué instancia iba a juzgarla, si la Audiencia de Alicante o el TSJCV.

Mañana, finalmente, La Perla se sentará en el banquillo de acusados del alto tribunal. Antes de ella declararán sus compañeros de banquillo: el presunto cabecilla de la trama, Francisco Correa, o Álvaro Pérez, el Bigotes. El juicio tendrá testigos estelares de la política valenciana de los últimos años. No faltará el expresidente valenciano, Francisco Camps, o Rafael Blasco, la persona que más años ha sido miembro del Gobierno valenciano (con los socialistas y los populares) y que pendiente de que el Tribunal Supremo ratifique o no su condena a ocho años de cárcel.

Más información