Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un sobrecoste oculto durante años dispara la Caja Mágica a 300 millones

FCC reclama 32,6 millones adicionales que el Ayuntamiento espera bajar a siete

Gallardón, Zapatero y Aguirre, en la inauguración de la Caja Mágica. Ampliar foto
Gallardón, Zapatero y Aguirre, en la inauguración de la Caja Mágica.

La Caja Mágica tiene un sobrecoste millonario pendiente de pago que ha permanecido oculto desde su inauguración hace seis años.

Según la documentación a la que ha tenido acceso EL PAÍS, la constructora FCC ha exigido al Ayuntamiento de Madrid en los tribunales el pago de 32,6 millones por la obra, lo que supone un encarecimiento del 11% en una instalación que costó 294 millones. El Ayuntamiento confía en rebajar el pago a siete millones, lo que en todo caso elevaría el coste de la Caja Mágica, sin uso ni rentabilidad, a más de 300 millones.

El Ayuntamiento inauguró la Caja Mágica en abril de 2009 como la “joya de la corona” de su proyecto olímpico. Desde entonces ha albergado un puñado de partidos de tenis y de baloncesto (el Real Madrid abandonó la instalación por el disgusto de sus seguidores), ha acogido a una escudería de fórmula 1 que se fue sin pagar (HRT dejó a deber 760.000 euros), e incluso se ha alquilado para fiestas de cumpleaños.

El PSM denuncia el “despilfarro”

  • “Es una vergüenza y un ejemplo del despilfarro del PP que, seis años después de la inauguración, nos encontremos con nuevos sobrecostes”, señala el edil Gabriel Calles (PSM). Y añade: “Es aún más grave por el ocultamiento intencionado a la ciudadanía. ¿Cuántas facturas más habrá escondidas en los cajones?”.
  • “Es necesario investigar a fondo lo ocurrido con la Caja Mágica y la empresa Madridec, y depurar responsabilidades entre sus antiguos gestores”, añade el concejal socialista.
  •  “El PP ha conseguido que la Caja Mágica no sea conocida como referente mundial del tenis, sino como ejemplo de despilfarro, sobrecostes, escasa utilización, y ahora de ocultación a la ciudadanía”, concluye Gabriel Calles.

El Ayuntamiento ha sido incapaz de encontrarle uso y rendimiento, y ha admitido que “no logra alcanzar la cuota de mercado que le corresponde” porque está “en un lugar inconveniente” (el barrio de San Fermín) y su mantenimiento es “carísimo”.

Diseñada por el arquitecto Dominique Perrault (que cobró más de 10 millones), la instalación se proyectó en 2003 como estandarte de la candidatura para organizar los Juegos de 2012 (que ganó Londres). Se empezó a construir en junio de 2006 para “reforzar” Madrid 2016 (derrotada por Río), y se terminó en enero de 2009. Se recicló como enseña de los Juegos de 2020 (que ganó Tokio).

El presupuesto de adjudicación fue de 139.749.625 euros, pero “el proyecto se prolongó muchos años y sufrió cambios” por las sucesivas candidaturas, y “eso lo encareció”, según admitió el gobierno del exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón. A finales de 2011, los gastos abonados o comprometidos ascendían a 294.045.576 euros: es decir, un 110% más del presupuesto inicial. Para poner las cifras en contexto, ese sobrecoste de 154,3 millones habría pagado cinco polideportivos, cinco bibliotecas, un parque de 30 hectáreas, cinco escuelas infantiles y cinco centros para mayores, según se desprende del listado de inversiones realizadas por Gallardón (2003-2011).

Pero se construyó la Caja Mágica, “símbolo del Madrid del siglo XXI”, según el exalcalde. En 2012, la instalación se alquilaba por 20.000 euros al día, tras bajar el precio un 27% ante la falta de interesados. El año anterior había albergado sólo 35 eventos. Su coste de mantenimiento, limpieza y seguridad ascendía a 1,35 millones de euros al año. “Es muy difícil que sea rentable porque el mantenimiento es muy elevado”, reconocen fuentes municipales.

Ésta y otras inversiones ruinosas (el Centro Acuático, un esqueleto a medio terminar, costó 54,5 millones; el frustrado Centro de Convenciones de la Castellana, 82,8 millones) causaron en 2013 la quiebra de la empresa municipal Madridec. Su deuda y activos tóxicos pasaron al Ayuntamiento. Sus activos rentables fueron a la empresa municipal Madrid Destino. Eso sí, tras una severa revisión de su valor: la Intervención Municipal tasó la Caja Mágica en 19,2 millones. En su informe no figuraban sobrecostes pendientes, como tampoco se mencionaron en los Consejos de Administración de Madridec o de Madrid Destino. Hasta hace una semana.

En la memoria de las cuentas de 2014 de Madrid Destino aparece “una contingencia posible de 9.574.592 euros en relación al contrato de obra de la Caja Mágica”.

FCC (que ya se ha embolsado 252 millones por la obra) demandó a Madridec en julio de 2013 para exigir 32,6 millones por sobrecostes y obra impagada. La reclamación venía de lejos, puesto que la instalación se había inaugurado cuatro años antes, pero no se informó al Consejo de Administración de Madridec.

Esta empresa quebró y se liquidó en octubre de 2013, días antes de recibir la demanda. La Caja Mágica pasó en enero de 2014 a Madrid Destino, pero su Consejo tampoco tuvo noticia hasta el pasado 27 de febrero, cuando se trataron las cuentas de 2014.

FCC y Madrid Destino tienen un principio de acuerdo para resolver el litigio de forma extrajudicial, y los gestores municipales esperan rebajar el pago a siete millones, que podrían ser asumidos por la tesorería de Madrid Destino (en 2014 ingresó 29,4 millones y ganó 1,6) sin necesidad de un rescate del Ayuntamiento.

Otros presupuestos desbocados

La Caja Mágica no es el único edificio impulsado por el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP) que sufrió enormes sobrecostes.

El Palacio de Cibeles, actual sede municipal, obligó al Ayuntamiento a ceder al Estado varios inmuebles valorados en 360 millones de euros. La obra posterior se presupuestó en 80 millones, pero terminó costando 138 millones, es decir, un 72% más. En total, el traslado de la sede municipal desde la Casa de la Villa salió por 500 millones. Ahora, PP y PSOE apuestan por regresar a la ubicación original.

El Centró Acuático, la otra gran instalación olímpica junto a la Caja Mágica, se presupuestó en 137 millones. Cuando se pararon las obras, en 2011, el presupuesto ya se había disparado a 192 millones (un 40%). En el edificio, a medio construir, se han invertido 54,5 millones, pero su valor de mercado actualmente asciende a 19 millones.

El Centro de Convenciones de la Castellana se ha quedado en un agujero en el que el Ayuntamiento invirtió 83 millones y que ahora ha licitado para uso comercial con un alquiler de dos millones anuales. Tardará 43 años en rentabilizarlo. Pesa además sobre el solar un sobrecoste pendiente de acuerdo con la constructora de 13,4 millones.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información