Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÒNICA OLTRA / Candidata de Compromís a la presidencia de la Generalitat

“Me gusta el multipartidismo, que el diálogo protagonice la política”

“No quiero cambiar a un PP que abusa por otra fuerza política que haga lo mismo”, advierte la diputada

Mònica Oltra, en el grupo parlamentario de Compromís, durante la entrevista.
Mònica Oltra, en el grupo parlamentario de Compromís, durante la entrevista.

Mònica Oltra está radiante. Acaba de ser elegida candidata de la Coalició Compromís a la presidencia de la Generalitat con el voto de más de 22.000 personas.

Pregunta. ¿Hasta qué punto han cumplido las primarias de Compromís sus expectativas?

Respuesta. En la vida nos hubiéramos planteado un nivel de participación tan alto, que habría 40.000 personas en el censo, después de que el debate del reglamento hiciera que quedase poco tiempo. Ha superado mis expectativas y las de toda la organización. Se ha demostrado que, cuando a la gente se le da posibilidad de participar para decidir cosas fundamentales, responde. La gente no pasa de la política. Solo pasa de la política inútil.

P. ¿Qué objetivos tiene de cara a las elecciones?

R. Transformar toda esta energía. Hemos de pasar de la crítica a la propuesta. Nosotros ya llevamos un trabajo importante realizado. La pulsión de cambio hay que transformarla en un discurso que ofrezca una respuesta colectiva. Muchas de las cosas que hoy se escuchan en televisión nosotros llevamos mucho tiempo defendiéndolas. Eso lo tenemos que reivindicar. Hemos de poner en valor lo que somos, lo que hemos hecho y lo que hemos trabajado.

P. Después de las elecciones de mayo ¿se ve en una mesa con Ximo Puig, Ignacio Blanco y quien sea de Podemos hablando de cómo articular el cambio?

R. Claro que me veo. Y con más actores que puede haber en el Parlamento. Me veo hablando con todo el mundo. Diseñando el cambio político. Y haciéndolo rápido. Es verdad que el presidente Fabra está en modo espera, pero hay gente en nuestra tierra que ya no puede esperar.

“Creo en una democracia inclusiva, no en ganadores y perdedores”

P. Sobre esa mesa pondría usted dos planes de choque, uno social y otro democrático. Explique en qué consistirían.

R. El primero ha de atender la situación de emergencia social, a través de la renta garantizada de ciudadanía, las ayudas directas, la promoción de los servicios sociales municipales, los comedores escolares, etc. Se trata de devolver a la gente su ciudadanía. La segunda medida es un plan de choque democrático que, no solo no cuesta dinero, sino que ahorra. Nosotros empezamos el otro día proponiendo una ley de incompatibilidades para cerrar las puertas giratorias a los altos cargos. Hemos planteado también la oficina antifraude, un mayor control ciudadano de las cuentas públicas, que en la Sindicatura de Comptes se elijan dos miembros a propuesta de la oposición, uno de la mayoría y otros dos por insaculación entre personas de reconocido prestigio... Se trata de limitar y equilibrar el poder. La democracia ha renunciado estos años pasados a limitar el poder.

P. Este discurso suena muy diferente del que sostiene Pablo Iglesias desde Podemos. A usted se la identifica con Podemos por su crítica a la deuda ilegítima y contra las políticas de recorte, pero ellos hablan de conquistar el poder y usted de limitarlo.

R. Esa es una de las diferencias. La concepción del poder que tenemos es muy distinta. Tengo la sensación de que ellos plantean una concentración de poder, solo que con un cambio de manos, y yo planteo lo contrario: la renuncia al poder sobre los otros y una limitación de los poderes. Busco equilibrios que hagan que nadie abuse del poder. La concentración de poder produce abusos y unas castas que no quieren soltarlo. Creo en una democracia inclusiva. No creo en un modelo de ganadores y perdedores, por eso no hablo de ganar las elecciones sino de que son una forma de expresar preferencias y repartir la influencia que ha de tener cada opción. Esto no es un partido de fútbol.

P. ¿Ese tema sustenta su crítica al bipartidismo y al discurso de la gobernabilidad, pero también la aleja de Podemos?

P. Lo que por la fuerza se gana, por la fuerza quiere mantenerse. Mi opción es Compromís por una muchas cosas. Esta es fundamental. Me gusta el multipartidismo, que haya diferentes voces, que el diálogo sea el protagonista de la política y no la fuerza de los votos o las mayorías absolutas que siempre arrasan al resto. Si el modelo es otro bipartidismo, con otros actores, no me parece aceptable. Si la forma en la que se concreta la democracia permite a quien sea abusar del poder, no habremos avanzado. No quiero cambiar a un PP que abusa de su poder por otra fuerza política que haga lo mismo.

P. ¿En eso basa su deseo de un Consell pluripartidista?

“Podemos habla de deuda ilegítima, como hacíamos ya hace cuatro años”

R. De un gobierno pluripartidista y del diálogo entre todas las fuerzas políticas. La línea de partida es la decencia política.

P. El otro día le preguntaban a Ximo Puig qué medidas está dispuesto a tomar por una financiación autonómica justa. ¿Dónde está dispuesta a llegar usted?

R. Donde tenga que ser para lograrlo. Lo primero es plantearlo al Gobierno del Estado. Si es que no, habrá que hacer presión social. No podemos permitir que se nos pase por encima. Y llevar a los tribunales el incumplimiento de la LOFCA y de la Constitución.

P. Algunos creen que es usted clave para resolver la ecuación que haga que Podemos juegue un papel constructivo en el panorama valenciano inmediato...

R. No lo sé. Mi imagen pública es muy batalladora contra el PP, pero soy muy pactista, Se trata de una actitud vital. De la negociación, de transigir, de escuchar al otro, siempre surgen propuestas mejores. Hay mucha afinidad en las propuestas. Podemos habla de deuda ilegítima, como mi grupo y yo hacíamos hace cuatro años en las Cortes Valencianas. Es cierto que si ha de haber un puente, lo puede representar Compromís.