Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
san sebastián

La reforma de Anoeta queda en el aire tras recibir otro revés administrativo

El Órgano de resolución de contratos suspende cautelarmente el concurso

Jokin Aperribay, presidente de la Real Sociedad.
Jokin Aperribay, presidente de la Real Sociedad.

El Órgano Administrativo de Recursos Contractuales (OARC) resolvió este lunes suspender cautelarmente el concurso público convocado por el Ayuntamiento de San Sebastián para la reforma y explotación del estadio de Anoeta. La decisión supone un nuevo revés contra la pretensión municipal de arrancar este año con las obras del nuevo campo de fútbol y, al mismo tiempo, desbarata los cálculos de la Real Sociedad de adjudicarse el contrato para gestionar el recinto deportivo durante las próximas cuatro décadas.

El órgano de resolución de contratos ha estimado el recurso presentado por la empresa Óptima Sport Media, radicada en Madrid, que impugnó el concurso de Anoeta Kiroldegia por considerar, entre otras razones, que el pliego incluye varias cláusulas que ponen en bandeja la adjudicación a la Real Sociedad y vulneran el principio de libre competencia. El recurrente señala en su escrito al OARC lo siguiente: “No hay ningún caso en el que se hayan tenido que analizar cláusulas tan discriminatorias como las que figuran en el pliego, cuando se premia a la Real Sociedad con el uso gratuito del futuro estadio o cuando restringe el plazo de presentación de ofertas al mínimo legal”.

La resolución, a la que ha tenido acceso este diario, no entra en el fondo de la impugnación (trato favorable al club de fútbol, poco plazo para la presentación de ofertas, inseguridad jurídica...), pero da por válidos los argumentos de la empresa para paralizar el concurso hasta que se resuelvan los artículos recurridos.

El sustituto del titular del OARC (el responsable se abstuvo por ser propietario de cinco acciones del club) sostiene en su resolución que este órgano dependiente del Gobierno vasco es “competente” para dirimir el recurso contra Anoeta, en contra de lo argumentado por el Ayuntamiento. Además, da “legitimidad” al recurrente para impugnar el proceso porque su fin social “está comprendido dentro del objeto del contrato”.

Sin prejuzgar el fallo definitivo que deberá adoptar este órgano administrativo, su responsable aduce que el recurso “se halla suficientemente argumentado, con invocación de las cláusulas concretas cuya nulidad solicita basándose en una fundamentación jurídica suficientemente razonada”. Y además sostiene que de no adoptar la suspensión cautelar, se pondría “en peligro el efecto útil del recurso”. El contrato está sometido a una estrecha vigilancia de la UE por su especial relevancia pública.

El órgano señala que sería suficiente estimar “una cualquiera” de las cláusulas impugnadas para declarar nulo el concurso de Anoeta, “pues habría que redactar y aprobar un nuevo pliego, el cual daría lugar a la apertura de un nuevo procedimiento de adjudicación”. El OARC especifica que la suspensión cautelar “no afectará en ningún caso al plazo para la presentación de ofertas”, que finaliza precisamente mañana. Además, ante esta resolución no cabe recurso alguno.

El Ayuntamiento volvió a defender la semana pasada que “todos los informes jurídicos avalan” el procedimiento seguido para la reforma del estadio, dijo el concejal de Urbanismo Ricardo Burutaran.

La oferta de la Real Sociedad

El presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, anunció públicamente este lunes que el club presentará este martes su oferta al concurso. La propuesta prevé una inversión de 47,6 millones, de los que 37,5 millones serían para ampliar el estadio y resto para otros equipamientos (marcador, asientos, césped...), las sedes federativas, la casa de Cultura Ernest Lluch y el miniestadio (2,8 millones).

Aperribay afirmó que la adjudicación del contrato de remodelación de Anoeta se adjudicará “a mediados de abril” próximo y calculó que en otoño de 2015 podrían iniciarse las obras.

La Real envió la convocatoria a los medios al mediodía, cuando las partes ya habían sido informadas de la decisión del órgano de resolución de contratos de suspender el concurso. El presidente txuriurdin deseó que la impugnación “no salga adelante” y expresó su sorpresa por el hecho de que una empresa que gestiona “dos pistas de pádel”, en alusión al recurrente, haya impugnado el proceso.