Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La restricción al tráfico en el área de Ópera entrará en vigor el 1 de agosto

Sólo los vecinos podrán circular libremente en la zona entre plaza de España, Gran Vía, Callao, calle del Carmen, Sol, calle Mayor, plaza de Oriente y Bailén

La restricción al tráfico de vehículos privados en el barrio de Ópera entrará en vigor finalmente el 1 de agosto, y afectará al área limitada por la plaza de España, la Gran Vía, la plaza de Callao, la calle del Carmen, la puerta del Sol, la calle Mayor, la plaza de Oriente y la calle de Bailén.

En esta Área de Prioridad Residencial (APR), la tercera que pone en marcha el Ayuntamiento de Madrid en los últimos 10 años, sólo podrán circular sin restricciones los vehículos de los vecinos, aunque las vías de mayor volumen de tráfico estarán libres de restricciones.

Los límites y normas de la APR han sido aprobados en un decreto firmado el 28 de enero por el concejal de Medio Ambiente, Diego Sanjuanbenito. El gobierno municipal que dirige Ana Botella (Partido Popular) se había comprometido a poner en marcha la APR el 1 de enero, pero el pasado diciembre informó de que las negociaciones con los transportistas por el horario de carga y descarga hacían preciso retrasarla hasta febrero. Ahora, tras la firma del decreto, se ha dejado un margen de seis meses antes de la entrada en funcionamiento —y la imposición de multas de 90 euros a quienes se la salten— para informar a los ciudadanos y permitir ajustarse a comerciantes, transportistas y demás afectados.

Las vías con mayor circulación sí serán de acceso permitido

para cualquier coche

Fuentes municipales quitan importancia a que la fecha final esté más allá de las elecciones locales de mayo (en las que Botella no será candidata), toda vez que la medida cuenta con el respaldo unánime de la oposición.

El decreto —aprobado el pasado miércoles y publicado el viernes en el Boletín Oficial del Ayuntamiento— detalla las vías en las que la circulación será libre para todos los vehículos: la plaza de la Marina Española, la calle del Reloj, la calle del Río, el tramo de la calle de Leganitos entre la plaza de España y la calle de la Flor Baja, la calle del Doctor Carracido, la calle de la Flor Baja, la calle de Isabel la Católica, el tramo de la calle de San Bernardo entre la Gran Vía y la plaza de Santo Domingo, el tramo de la calle de Silva entre la Gran Vía y la plaza de Santo Domingo, y el tramo de la plaza de Santo Domingo entre la calle de Isabel la Católica y la calle de Silva.

En cuanto al perímetro que delimita la APR, estará restringida la circulación en la calle Mayor (excepto para los vehículos que accedan a la plaza del Comandante las Morenas desde el túnel de la calle de Atocha y se dirijan en sentido salida a la calle Bailén), y en la puerta del Sol, la plaza de Callao, la calle del Carmen y la plaza de Oriente (que ya son peatonales). Por contra, se permitirá la circulación en la plaza de España, la Gran Vía y Bailén.

Comerciantes y vecinos tendrán seis meses para solicitar sus permisos

Los vecinos que deseen circular libremente por su barrio sin temor a sanciones tendrán que solicitar el permiso correspondiente antes del 1 de agosto. Deberán estar empadronados dentro de los límites de la APR; o tener una plaza de garaje o una vivienda en el área. Los titulares de un comercio o empresa podrán obtener el permiso incluso aunque su oficina esté fuera de la APR.
Una vez encarrilada ya la puesta en marcha de la restricción de tráfico en Ópera, el Ayuntamiento se centrará en lo que queda de mandato hasta mayo en dejar listas las otras dos APR prometidas por el gobierno municipal: en el barrio de Justicia (con 74 hectáreas y 16.000 vecinos, comprende Chueca y Alonso Martínez) y Universidad (con 95 hectáreas y 31.000 vecinos, aglutina Malasaña y Conde Duque).

El tráfico ya está restringido en dos de los seis barrios que conforman el distrito Centro (que tiene una población de 144.000 habitantes, más o menos como las ciudades de Salamanca o Lleida).

El exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP, 2003-2011) comenzó la implantación de las APR de forma experimental en la zona de Cortes en septiembre de 2004; un año después, extendió la restricción al resto del barrio de Las Letras, con una superficie de 59 hectáreas y 11.000 habitantes.
En julio de 2006, amplió la medida al barrio colindante de Embajadores, que ocupa 103 hectáreas y suma 45.000 habitantes.

Gallardón prometió antes de las elecciones de 2011 ampliar las APR al entorno de la puerta del Sol y a los barrios de Justicia y Universidad. Ganó los comicios, pero apenas siete meses después dejó el Ayuntamiento para convertirse en ministro de Justicia.

Su sucesora, Ana Botella, congeló esa promesa por falta de disponibilidad presupuestaria, toda vez que los ajustes derivados de la crisis económica y la enorme deuda legada por Gallardón dejaron vacías las arcas municipales.

El pasado septiembre, el gobierno municipal retomó el proyecto y desveló que restringiría el tráfico en todo el barrio de Sol y Palacio (192 hectáreas y 30.000 habitantes), en vez de en el área inicialmente prevista de 50 hectáreas alrededor de la plaza de Ópera. Así se lo habían pedido los vecinos de la zona, preocupados por convertirse en la única zona sin restricciones de tráfico de Centro. Pero al conocer los planes del Ayuntamiento, empresarios y comerciantes protestaron y Botella se echó atrás y limitó las restricciones a la zona de Ópera. Aunque no descarta ampliarlas en el futuro, esa decisión quedará ya con toda probabilidad para la próxima corporación municipal.

Las motos tendrán permiso sólo de día

Las restricciones de tráfico tanto en la nueva Área de Prioridad Residencial (APR) de Ópera como en las otras dos ya existentes (en Las Letras y Embajadores) no afectan a los vehículos que ya cuenten con la tarjeta del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) para aparcar en el barrio; a los autobuses municipales y taxis; a los coches eléctricos y los híbridos enchufables; a las bicicletas; y a las motocicletas, pero en este caso sólo entre las siete de la mañana y las diez de la noche.

Los vehículos de carga y descarga sólo podrán acceder a las áreas restringidas en días laborables y de ocho de la mañana a una de la tarde (aunque los que cuenten con motores no contaminantes verán extendido ese horario incluso hasta las seis de la tarde). Así, cambia el horario en vigor para la carga y descarga en las APR ya existentes, que hasta ahora era progresivo a lo largo de la mañana para que los transportistas fueran yendo de una zona a otra consecutivamente. Los empresarios y comerciantes de fuera del APR podrán pedir autorización en cualquier caso para acceder también fuera del horario de carga y descarga.

En cuanto a los vecinos, podrán solicitar permiso permanente para sus vehículos, pero también autorizaciones temporales en caso de obras, y otras 10 puntuales cada mes sin necesidad de justificante (a partir de ese límite, deberán aportar una factura que pruebe que el vehículo pertenecía a una empresa o autonómo que les fuera a prestar un servicio).

El gobierno municipal ha aprovechado además para modificar parcialmente la delimitación del APR de Embajadores: a partir del próximo 1 de agosto, la calle de la Ribera de Curtidores será de libre circulación en todos sus tramos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información