Díaz: “Agotaré la legislatura, pero no a cualquier precio”

La presidenta insiste en que quiere "estabilidad" porque lo contrario no es bueno

Susana Díaz, esta mañana en Málaga.
Susana Díaz, esta mañana en Málaga.Jorge Zapata (EFE)

La presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, quiere seguir liderando un gobierno estable, como hasta ahora, y de momento no se le pasa por la cabeza un adelanto electoral en Andalucía. Esa es su prioridad y por eso trabaja, aunque este jueves lanzó un mensaje alto y claro a sus socios de Izquierda Unida durante un acto informativo en Málaga: “Mientras tenga estabilidad, voy a intentar agotar la legislatura, pero nunca lo haré a cualquier precio”.

Para Díaz, los pilares que deben sostener al ejecutivo son la confianza y la seguridad. “Creo, y eso lo saben mis socios, que no es bueno poner una fecha de caducidad a un gobierno”, apuntó, en clara alusión al referéndum que se plantea IU entre sus bases para evaluar el pacto con el PSOE. A juicio de la presidenta, son los ciudadanos los que tienen que valorar la actuación del ejecutivo, no un partido político. Ni el suyo, ni IU ni “ningún otro”, aseveró.

Díaz afirmó que no desea para Andalucía “lo que ha pasado” en Cataluña, con líderes políticos centrados en tácticas electorales y “debates de trastienda”, con los problemas ciudadanos “ausentes” del día a día. “Eso es un mal ejemplo y no lo quiero para Andalucía”, insistió, y por eso justificó que su prioridad sea la estabilidad, para sostener un equipo “serio, responsable y que dé confianza”. “Todo lo demás no es bueno; no es bueno para el gobierno y, sobre todo, no lo es para los andaluces”, argumentó.

Díaz hizo un balance “positivo” del pacto con IU, al que mucha gente mira con “esperanza” y como “una oportunidad”. También aclaró que su objetivo en las próximas elecciones andaluzas, previstas para la primavera de 2016 (siempre que se agote la legislatura), es obtener la mayoría suficiente para poder gobernar en solitario. Si esto ocurriera, dijo estar abierta a futuras alianzas con otros partidos, aunque en realidad solo incluyó en este hipotético abanico a Izquierda Unida.

La líder socialista descartó cualquier posibilidad de acuerdo con el PP y con el partido de Pablo Iglesias, que previsiblemente entrará en el arco parlamentario. En ambos casos lo ve “incompatible” con el programa socialista. “No me veo gobernando con Podemos”, aseguró Díaz. Entre otros motivos, dijo, porque cuestionan el modelo de Estado que se instauró en 1978 en España con la Constitución (que con “sus luces y sus sombras” ha permitido avanzar hasta aquí, precisó), por su visión del reparto de la deuda pública o por cómo afrontan la situación de Cataluña.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS