Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baltar niega haber aupado a Louzán a la presidencia del fútbol gallego

“A veces los perdedores salen con este tipo de cosas”, replica al socialista García Liñares, que perdió la pugna con el barón del PP

García Liñares y Louzán, la noche de las votaciones.
García Liñares y Louzán, la noche de las votaciones.

Ni una sola llamada en un asunto que, dice, incluso le provoca risa. Al presidente de la Diputación de Ourense, Manuel Baltar, no le ha gustado que también le atribuyan carrexo de votos, o al menos presiones telefónicas de última hora, en la pugna por la presidencia de la Federación Gallega de Fútbol, que hace un par de semanas aupó al presidente del PP y la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, hasta la jefatura del fútbol gallego. Las acusaciones vertidas por José García Liñares, alcalde socialista de Cerceda y presidente de la federación hasta ahora, “son absolutamente falsas” según Baltar. “Yo no hice ninguna llamada ni contacto, ni nadie mandado por mí, para incidir ese proceso porque, entre otras cosas, no sería coherente y me parecería una interferencia en otro organismo que no ha lugar”, ha respondido, tajante, justo antes de matizar que se “ríe y pasa página” al leer esas acusaciones. “A veces los perdedores salen con este tipo de cosas”, insiste.

García Liñares perdió la presidencia de la federación gallega por los votos de 15 compromisarios que, en su opinión, fueron presionados mediante llamadas efectuadas directamente desde la Diputación de Ourense un día antes de la votación. “Eran 11 votantes y yo tenía diez asegurados. Al final sólo recibí uno. Con nueve más seguiría de presidente. Les dieron un toque tanto a clubes como a alcaldes para que hablaran con éstos y cambiasen el sentido de su voto”, afirmó tras conocerse el ajustado resultado que acabó otorgando la victoria a Louzán. Y eso que, según su relato, Baltar incluso le brindó su apoyo el pasado verano.

El presidente ourensano ha negado cualquier participación en la disputa deportiva durante un desayuno informativo en el que ha valorado su actividad política, pero en el que también ha dejado un recado a la dirección gallega de su partido de cara las elecciones municipales de 2015. “Espero que antes de mayo se sepa el candidato del PP a la ciudad”, afirmó, en referencia a la postergada presentación de los cabeza de lista en las ciudades, inicialmente programada en diciembre pero aplazada, de momento, sin fecha. Y es que a pesar de saber quién es el elegido, aún no puede anunciarlo: “El candidato o candidata ya se sabe desde hace muchísimos meses. Ahora se tiene que reunir el comité electoral autonómico para desvelar el nombre”. A pesar del sutil mensaje, niega “malestar” alguno con la dirección gallega.

Por los asuntos judiciales que rodean al PP pasó de puntillas. Baltar no cree que la instrucción de la Operación Pokémon en la que la juez ha encontrado indicios de presunta financiación ilegal en el PP ourensano, pueda suponer un lastre de cara a los próximos comicios. “No pierdo ni un minuto en eso porque me dedico a gobernar”, afirma. Además, no ha querido desvelar si ya ha emprendido las acciones legales que anunció contra el exgerente provincial del partido, Emilio Pascual, tras declarar que los conservadores manejaban dinero negro. Tampoco ha valorado la condena por enchufes masivos a su padre y antecesor. Eso sí, Baltar quiere un “acuerdo de mínimos” entre los grandes partidos que marque una línea roja frente a la corrupción y que, en su opinión, debería trazarse en la apertura de juicio oral a un político imputado porque el daño “es tremendo y cuanto más se tarde, peor”.