Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ladrón que delató al pederasta de Jaén, condenado a seis meses

La defensa pide que cumpla la condena con trabajos en beneficio de la comunidad

Foto facilitada por la policía de material intervenido tras el registro del domicilio robado en Jaén. Ampliar foto
Foto facilitada por la policía de material intervenido tras el registro del domicilio robado en Jaén.

Pedro J.D.A., el joven de 20 años conocido como el buen ladrón, ha sido finalmente condenado a seis meses de prisión por el robo de las cintas con contenido pedófilo en la vivienda del pederasta de Jaén que, gracias a esas cintas, pudo ser detenido por abusos sexuales sobre jóvenes de una asociación juvenil a la que pertenecía. El acuerdo alcanzado con la Fiscalía de Jaén ha permitido que se le rebaje la pena al aplicarle los atenuantes de reparación del daño, confesión y arrepentimiento espontáneo. En cualquier caso, el joven, que no tendrá que ingresar en prisión al carecer de antecedentes penales podría cumplir la condena de seis meses con trabajos en beneficio de la comunidad, tal y como ha pedido su abogado.

El joven jiennense se hizo famoso en diciembre pasado cuando decidió entregar a la Policía las cintas de vídeo que él había sustraído en un robo en una vivienda de Jaén y donde su morador aparecía cometiendo abusos sexuales con menores. Esas revelaciones permitieron la detención de un hombre de 64 años acusado de pederastia y sobre el que pesan cinco agresiones sexuales. “He tenido la desgracia de que han caído las cintas en mis manos y me veo en la obligación de presentarlas dejando que ustedes hagan su trabajo y puedan meter a ese... en la cárcel de por vida”, señaló entonces el ladrón de las cintas de vídeo en la nota anónima que dejó escrita a la Policía para ponerlo bajo la pista del presunto pederasta.

Mientras tanto, el vecino acusado de pederastia fue declarado la semana en busca y captura después de que no se presentara el juicio en la Audiencia Provincial de Jaén, que tuvo que ser suspendido. Finalmente, el pederasta alegó un parte médico que le imposibilitó asistir al juicio (su abogado se refirió también al miedo provocado por las amenazas del vecindario) y se entregó voluntariamente en una Comisaría. La Audiencia deberá fijar ahora una nueva fecha para celebrar la vista, donde la fiscalía pide cuatro años y medio de prisión por los abusos sexuales a menores.

Más información