Cuatro personas mueren en las playas catalanas en los últimos cinco días

La causa principal ha sido el ahogamiento y otras patologías como paradas cardiorrespiratorias

Desde el lunes y hasta este viernes cuatro personas han perdido la vida en las playas de Girona y Tarragona. En total, este verano han fallecido por diferentes motivos en las playas del litoral catalán 22 personas. La causa principal de las muertes ha sido el ahogamiento, aunque también se han dado casos de otras patologías, como paradas cardiorrespiratorias. Del total de 22 víctimas, nueve han perecido en la Costa Brava, ocho en la Costa Dorada y cinco en la costa barcelonesa.

Durante este viernes han fallecido ahogadas dos personas. Sobre las 11.20 horas, perdía la vida en la Playa de Sant Pere Pescador (Alt Empordà) una mujer holandesa de 67 años. A pesar del fuerte oleaje que había en al zona, con olas de dos metros, la turista ha entrado en el mar con su marido. Enseguida han sido arrastrados por las corrientes y han intentado salir. El marido lo ha conseguido, pero la mujer, que ha sido socorrida por varios bañistas, ha fallecido. Los servicios de emergencias que han acudido al lugar no han podido hacer nada por salvarle la vida.

Unas dos horas después ha fallecido en Vandellós i l’Hospitalet de l’Infant (Tarragona), también ahogado, un turista francés de 84 años de edad. Los intentos de hacerle la Recuperación Cardio-Pulmonar (RCP), han sido infructuosos. Estas dos muertes se suman a la de ayer, también en el Alt Empordà, cuando un hombre de nacionalidad suiza de 64 años de edad falleció ahogado a mediodía en la playa de Empuriabrava, Castelló d’Empúries, mientras nadaba a pocos metros de la costa. El bañista, que estaba con su mujer, estaba nadando cuando varios testigos se dieron cuenta que el fuerte oleaje le impedía salir del agua. Dos jóvenes que había en la playa se lanzaron a ayudarle. Consiguieron llevarle a la arena, sin embargo a pesar de los esfuerzos por reanimarle, tanto de los bañistas como de los sanitarios, no fue posible. El pasado lunes, la víctima fue un turista ruso de 60 años. En esta ocasión, ondeaba la bandera verde. Varias personas que había en la playa le ayudaron a salir del agua cuando se percataron de que se había indispuesto, pero falleció al instante, presumiblemente de una parada cardio-respiratoria.

Las últimas cuatro personas fallecidas lo han hecho en playas que ya no disponían de socorristas de vigilancia por haber finalizado la campaña de playas el pasado día 14. Se da la circunstancia que entre el 31 de agosto y el 14 de septiembre no había habido ninguna víctima mortal en las playas de la costa catalana. El domingo pasado también perdió la vida en Blanes un joven de 23 años vecino de Lloret de Mar mientras practicaba pesca en apnea.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS