Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jueces y fiscales reclaman “ayuda urgente” para mejorar la justicia

El presidente del TSJA lamenta las "muchas las legislaturas perdidas” y pide consenso

El presidente del TSJA, Lorenzo del Río. Ampliar foto
El presidente del TSJA, Lorenzo del Río.

Jueces y fiscales han reclamado “ayuda” para mejorar la justicia y evitar así que sea la “eterna asignatura pendiente” con reformas legales, proyectadas y anunciadas, que no terminan de concretarse. “El tiempo es oro y son ya muchas las legislaturas perdidas”, ha dicho el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, en el acto de apertura del año judicial. Y, en este sentido, ha abogado por incluir la justicia en “la voluntad política de reformas consensuadas”.

Los problemas “acuciantes” que denuncia año tras año este poder no se solventan. De ahí que sus quejas se repitan con insistencia puesto que consideran que siguen trabajando “en un contexto de leyes inadecuadas y graves deficiencias organizativas y tecnológicas que perjudican la eficacia y efectividad de la función judicial”. En buena parte, sostiene, eso ha contribuido a su “continuo desprestigio”.

Del Río y el fiscal superior de Andalucía, Jesús García Calderón, pronunciaron sus discursos en un acto en la Real Chancillería de Granada, donde también estuvo presente el consejero de Justicia e Interior, Emilio de Llera. Precisamente, a la Administración dirigieron parte de las críticas. “Necesitamos ayuda”, concluyó tajante el fiscal superior, quien reclamó “medios suficientes” para mejorar el trabajo y dotar a la justicia andaluza de “toda la credibilidad que necesita para solventar la difícil encrucijada de nuestro tiempo”.

El presidente del alto tribunal fue más allá y pidió a las administraciones responsables que adopten las medidas lógicas y posibles. Pero que lo hagan con consenso, como “cuestión de Estado”, para que el cambio de legislatura no sea un impedimento en el impulso a la modernización.

Ambos aludieron a la corrupción como una lacra que “mina” la credibilidad en las instituciones y “socava” la democracia, según Lorenzo del Río, que destacó el esfuerzo personal de quienes investigan causas de gran complejidad con deficiente estructura organizativa. Así, también García Calderón consideró que es una de las causas que “ensombrecen” la vida cotidiana y que uno de los problemas más graves al que se enfrenta la justicia penal es su credibilidad al afrontar esas investigaciones.

Referencias a la crisis económica, al paro y al drama de los desahucios también estuvieron presentes en los críticos discursos de los máximos responsables de la justicia en Andalucía que, no obstante, guardan pocas esperanzas en obtener resultados. “Año tras año”, dijo el fiscal, “comprobamos la casi completa inutilidad de nuestras palabras y la falta de respuesta decidida para mitigar una larga serie de viejos males sobradamente conocidos por todos”, subrayó.