Controlado el fuego que se ha cebado con el parque natural del Montgó

El cambio en el viento durante la noche había trasladado el foco de peligro desde Dénia Han sido afectadas 439 hectáreas, de las que 413 son forestales, según los primeros cálculos

La vegetación ha quedado arrasada en la ladera del faro del cabo de Sant Antoni hasta llegar a unos metros del puerto náutico.Foto: Tania Castro (atlas)

Cuando la mayor parte del dispositivo contraincendios trabajaba a destajo para contener el fuego que se cernía sobre las urbanizaciones de Les Rotes de la turística localidad costera de Dénia (Alicante), el fuerte viento roló. Las llamas dieron la vuelta y remontaron las estribaciones del cabo de Sant Antoni para caer a una velocidad aterradora en la madrugada del viernes, sobre el puerto náutico de la vecina Xàbia (Jávea). Llegaron a lamer algunos chalés con vistas y las inmediaciones de la cala Tangó y de las embarcaciones atracadas. “Era como un río de lava que bajaba de la montaña”, explicaba Fernanda, vecina de la población que pasó la noche in albis.

Al final, el fuego no entró en el núcleo urbano, y los medios aéreos, los bomberos, los brigadas y los militares lograron este viernes por la mañana alejar el peligro de un siniestro que comenzó el jueves sobre las cuatro de la tarde por causas todavía por determinar, si bien algunos vecinos apuntan la hipótesis de la intencionalidad. Por la tarde, la Generalitat valenciana dio el incendio por estabilizado y sin llamas tras arrasar 444 hectáreas de matorrales y pino (150 de Dénia y 268, en Xàbia) en el parque natural del Montgó. Este sábado se ha declarado ya controlado. El siguiente paso que marca el protocolo es de extinguido y se avanzará una vez no se produzcan rebrotes en un tiempo y se confirme la zona segura. 

Imagen cedida por Berta Lucas de las llamas, en las inmediaciones del puerto de Xàbia, el jueves por la noche.
Imagen cedida por Berta Lucas de las llamas, en las inmediaciones del puerto de Xàbia, el jueves por la noche.

No se produjeron daños personales ni trascendieron importantes desperfectos materiales en el interior de los centenares de casas y chalets evacuados desde el jueves en ambas localidades, distantes unos 100 kilómetros de Valencia y Alicante. Pero el destrozo ecológico y paisajístico es inmenso en uno de los hitos del litoral mediterráneo español, Les Planes.

Esta especie de meseta que separa Dénia y Xàbia prolonga una de las faldas del macizo del Montgó, de 750 metros de altura, y se precipita hasta el mar en el espectacular acantilado del cabo de Sant Antoni, jalonado por un emblemático faro. Un lugar privilegiado, de gran riqueza botánica, con endemismos y 600 especies de plantas, y de magníficas panorámicas de la montaña, la bahía de Xàbia y el Mediterráneo. Allí, el verde mudó a todas las gamas del negro y del gris. Las llamas extendieron un manto de ceniza que teñirá durante unos años, sobre todo en torno al faro, un paisaje espléndido.

Labores de extinción en el incendio de Xàbia durante la noche del jueves en una imagen de la Unidad Militar de Emergencias (UME).
Labores de extinción en el incendio de Xàbia durante la noche del jueves en una imagen de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Más de 200 personas fueron evacuadas en la madrugada del viernes de Les Planes, sumándose a las alrededor de 1.000 de Dénia. La mayoría pudo acceder ayer a sus casas paulatinamente. Como la familia de Andrés y Meme que, por la mañana, temía por su casa, en Les Planes, mientras observaba desde abajo, junto a la lonja del puerto, cómo los aviones refrescaban las laderas. “A las seis y media de la tarde del jueves nos dijo la policía que teníamos que desalojar a causa del viento, así que bajé con mi suegra y las niñas al pueblo”, relató Meme. “Sobre las doce de la noche pudimos acercarnos hasta allí, pero al poco vimos que las llamas volvían a acercarse hacia nosotros y nos fuimos”, agregó. Por la tarde, comprobaron los destrozos del fuego dentro su parcela, “pero en la casa al menos no ha llegado a entrar”, confirmaba la hija Berta Lucas. “Vimos llamas de más de 10 metros de altura; todo un frente de fuego hasta el cabo de Sant Antoni”, señalaba Reyes Abad, vecino de Xàbia. El jueves, una pareja recién casada fue desalojada por mar de la Cova Tallada, adonde habían ido para sacar las fotografías de su enlace.

El alcalde de Xàbia, el socialista José Chulvi, calificó el incendio de “desastre desde el punto de vista ecológico y medioambiental”. La alcaldesa de Dénia, Ana Kringe, del PP, destacó los trabajos de extinción, al igual que el consejero de Gobernación, Luis Santamaría. El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, visitó la zona y no descartó ninguna hipótesis como causa del incendio, incluida la negligencia. En mayo, se produjo un incendio intencionado en la población de Jesús Pobre, en las inmediaciones del parque natural del Montgó, que ahora sí ha sufrido el zarpazo del fuego en una de sus áreas más representativas. En su extinción, participaron más de 400 profesionales, y 19 medios aéreos, de la Generalitat, bomberos, del ministerio de Agricultura y Medio Ambiente y la Unidad Militar de Emergencias. Muchos se mantienen en el terreno para refrescarlo.

Imágenes del incendio tomadas por aficionados.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción