Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmona lanza su campaña a alcalde sin reconocerse candidato

"Daña al PSOE contraprogramando actos personales", dice el grupo municipal

Antonio Miguel Carmona, tras la manifestación del Orgullo Gay el pasado 5 de julio. Ampliar foto
Antonio Miguel Carmona, tras la manifestación del Orgullo Gay el pasado 5 de julio.

En su tarjeta de visita, el mediático Antonio Miguel Carmona (es tertuliano de Al rojo vivo, La Sexta noche y el Programa de Ana Rosa) solo es diputado socialista y portavoz de Economía en la Asamblea de Madrid. Pero en la práctica también se ha lanzado a la carrera para ser candidato por el PSM a la Alcaldía en 2015. Prueba de ello son las notas de prensa y las cartas a los militantes en las que traza sus planes desde este agosto, aunque ya desde antes movía ficha. No hay manera, sin embargo, de que reconozca sus intenciones de cara a mayo. "No he decidido si me presentaré o no a las primarias. Lo digo todos los días, lo hago por respeto a los tiempos y a los procedimientos", explicaba ayer a EL PAÍS en conversación telefónica. Aunque también desliza que está "tanteando" el panorama.

Carmona se posiciona en buen lugar en la terna. Cuenta con el apoyo del líder de la federación madrileña, Tomás Gómez, y fuentes próximas al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguran que, aunque este será equidistante, da el visto bueno a esta candidatura. Aunque no se conoce la apuesta socialista, según un sondeo de Metroscopia, la situación para el PSM es más favorable en la capital con Jaime Lissavezkty al frente (23,4% de intención de voto) que en la región (21,3%,), con Tomás Gómez.

Respecto a las misivas a los compañeros de partido, Carmona (1963) sostiene que el envío es "un tema interno" por "responsabilidad política". Ante la militancia se extiende más: "Permíteme que te haga llegar nuestra gestión durante el mes de agosto. Informarte de nuestra tarea como oposición aprovechando estas fechas para conocer mejor nuestra ciudad y nuestra región".

En la carta del pasado domingo, por ejemplo, detalla en qué han consistido sus tres últimas visitas. "Esperando que sea de tu interés, deseoso de que me envíes ideas y propuestas para hacer de nuestra ciudad un lugar para todos, recibe mis más cordiales saludos socialistas de tu amigo y compañero", se despide Carmona, adjuntando en la posdata su correo electrónico personal. Se refiere siempre a los vecinos de la capital cuando, como diputado, representa a toda la Comunidad.

Con jefes de prensa y gabinete

Bárbara Sánchez

Dos actos al día, por la mañana y por la tarde. En agosto, la agenda de Antonio Miguel Carmona, lejos de irse de vacaciones, ha estado más apretada que nunca. Un ritmo de reuniones que no va a aflojar en septiembre y octubre, "haya o no primarias", asegura Manuel Arias, que se encarga de difundir su agenda a los medios de comunicación, aunque Carmona niega tener un jefe de prensa.

El punto de encuentro para el segundo de los actos de ayer era la puerta del museo Reina Sofía. Carmona tenía previsto recorrer el paseo del Prado y el de Recoletos hasta la plaza de Colón para proponer una mejora de este eje turístico y denunciar los problemas de aparcamiento que se producen en la Ronda de Valencia, donde coinciden el teatro Circo Price y La Casa Encendida.

Al diputado, que finalmente no pudo acudir por una "urgencia familiar", le esperaban diez personas para acompañarle en el paseo. Además del responsable de manejar y difundir su agenda, su comitiva suele incluir a otra compañera que "hace las veces", según Arias, de jefa de gabinete, un equipo técnico, que le ayuda a elaborar sus propuestas, así como militantes y simpatizantes del partido.

"El objetivo de estos actos es tomarle el pulso a la ciudad. No se trata de sacarse la foto con cada colectivo con el que se reúne, sino de visibilizar los problemas para encontrar una solución", explica Arias.

A los periodistas que cubren la información política de la región Carmona informa de sus pasos "a título personal y privado". Pero siempre remarcando que no se trata de una "convocatoria de prensa", sino de la "agenda de actos". Así el que parece ser su jefe de prensa afirma en sus correos: "Antonio Miguel desea tenerte personalmente informado de su actividad durante este mes". Un agosto, como todos, sin actividad en la Asamblea de Madrid y con los políticos de vacaciones.

Los actos que programa Carmona casi siempre tienen poco que ver con la economía y más con potenciar su imagen. En su "agenda pública" ha incluido este agosto, por ejemplo, las visitas a la Policía Municipal de Puente de Vallecas, los acuíferos de la Casa de Campo; reuniones con los cristianos socialistas, los taxistas, las familias homoparentales o representantes de UGT-Iberia preocupados por el ébola....

En la carrera socialista a la alcaldía de Madrid, que se dirimirá en octubre, solo hay dos contrincantes oficiales: el líder de la oposición en el Consistorio, Jaime Lissavetzky (1951), muy ligado a Alfredo Pérez Rubalcaba, y el sociólogo Enrique del Olmo (1952), con una postura más próxima a Izquierda Socialista.

Lissavetzky no quiso ayer hacer declaraciones a este diario, aunque en rueda de prensa señaló que desea que pierda Carmona si se presenta. Fuentes del grupo socialista, sin embargo, tachan de "deslealtad" la estrategia en la sombra del diputado. "Es inconcebible. Lo único que hace es dañar al grupo municipal contraprogramando actos personales".

"Carmona puede juzgar al juego que quiera en la televisión o las redes sociales —está bien— , pero lo que se necesita el ciudadano es un plantamiento muy explícito de lo que vamos a hacer", sostiene del Olmo. Argumenta que el votante "busca trasparencia" y que esta pasa por reconocer la candidatura. "La pelea por la Alcaldía no es menor ni fácil y tenemos que mostrar la voluntad de cambio, no detenernos en la política interna del partido. Eso solo nos va a hacer daño".

Un sector del PSM ha intentado que Carmona, que en 2004 perdió la secretaría general madrileña frente a Rafael Simancas, optase a ser el candidato a la Presidencia regional en vez de a la Alcaldía. Pero Carmona se resiste a dar este paso, pues hacerlo supondría traicionar a Tomás Gómez, el actual líder del PSM. Y es que Carmona se convirtió en el mano derecha de Gómez en 2008, cuando contra todo pronóstico regresó a la Ejecutiva del PSM después de dimitir como diputado regional. Se fue tras un comentario desafortunado sobre la conveniencia de "hundir otro Prestige [el petrolero que destrozó la costa norte gallega] para volver a ganar las elecciones".

En la carta del pasado fin de semana a los afiliados Carmona, profesor de Economía del CEU, no hizo alusión a una última actividad: se lanzó un cubo de agua helada para apoyar la campaña de concienciación por la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), retando a la alcaldesa, Ana Botella, a hacer lo mismo, no al consejero de Sanidad, Javier Rodríguez.

Un gesto solidario al que Jaime Lissavetzky, quitó importancia. "Somos amigos", dijo ayer.

La foto del aspirante

E. S.

Hay pequeños detalles que deslizan la guerra interna por la candidatura a la Alcaldía madrileña. Y a la cabeza está la visita en julio de la nueva alcaldesa de París, Anne Hidalgo. Conoce desde hace tiempo a Jaime Lissavetzky, por lo que se reunió con él. Pero Carmona aprovechó una visita de la regidora al Instituto Francés para acercarse a saludarla y hacerce una foto que colgó en su Twitter, dando pie a un cruce de mensajes a tres bandas. El saludo fue recogido en algunos medios como encuentro bilateral. "Con mucho cariño y un gran aprecio, junto a Anne Hidalgo...", "Asistiendo su visita a Madrid, departiendo gestión...". Fuentes socialistas aseguran que Carmona no conoce de nada a la alcaldesa. Este periodico no ha conseguido la versión de Hidalgo.

"Con una gran amiga, @Anne_Hidalgo, alcaldesa de París. Hablando de Madrid, de París, de construir una ciudad mejor", dejaba caer Lissavetzky. Hidalgo, mientras, también le echaba un capote reconociendo a su "ami de longue date" (amigo de mucho tiempo) y subiendo fotos de ambos en el Twitter. 

La televisión se ha convertido, como en el caso del líder de Podemos Pablo Iglesias, en el mejor escaparate público. Carmona es contertulio de La Sexta y de Telecinco (y lo fue de Intereconomía (El gato al agua). Su estrategia mediática se sustenta también en una página de Facebook, la web Diario Progresista, del que es director, y en Twitter con 35.000 seguidores.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información