Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aspace denuncia la expulsión de un grupo con parálisis cerebral de un bar

El local de Almuñécar alegó que el 'dj' se negó a comenzar hasta que no salieron los clientes

La confederación Aspace ha denunciado este viernes que un pub de Almuñécar (Granada) expulsó el pasado sábado a un grupo de personas con parálisis cerebral. Entre los motivos que alegó el local fue que Emilio González DJ se negaba a comenzar su espectáculo musical hasta que ellos no salieran de la sala.

Sin embargo, el dj aludido ha negado este hecho en un comunicado y ha condenado "todo tipo de actitud discriminatoria hacia personas de cualquier condición". Ha asegurado conocer "perfectamente" lo que supone "sentirse excluido socialmente por sufrir una discapacidad" porque él mismo posee, de nacimiento, una incapacidad física del 59 por ciento en una de sus extremidades superiores.

En cualquier caso, Emilio González entiende que la denuncia de Aspace hacia su persona se debe a "algún tipo de malentendido" y ha añadido que ha actuado en numerosas ocasiones ante grupos de personas con discapacidad en el mismo lugar y que ha recibido "numerosos agradecimientos" de los monitores por el trato y la atención recibida.   

La reacción del Ayuntamiento de Almuñécar no ha tardado en llegar y ha anunciado que tomará "medidas legales" contra el bar si corrobora que se produjo un "trato discriminatorio", según ha explicado a Europa Press la concejal responsable del área de Bienestar Social, Mari Carmen Reinoso. "Serán los técnicos los que decidan la sanción impuesta al local", ha apuntado la concejal.

La asociación ha relatado en un comunicado que el grupo, procedente de Toledo, se encontraban en la ciudad granadina de vacaciones y esa noche habían salido a "tomar algo" por el centro. Uno de los relaciones públicas del local Soho Lounge invitó "amablemente" a estos 27 jóvenes, seis de ellos en silla de ruedas, que iban acompañados de ocho profesionales de apoyo. "Pasaron dos horas en el local bailando, hablando, riendo y tomando copas y refrescos, como cualquier cliente", continúa el texto  de Aspace.

Cerca de la una de la madrugada el encargado de seguridad les invitó a abandonar el local a petición del DJ. Soho Lounge agregó, según la confederación, que en la sala iba a tener lugar una fiesta con invitados y que el local iba a empezar a llenarse de clientes. "Si el aforo fuera un problema, en todo caso debería serlo para los clientes que estuvieran esperando para entrar, no para los que ya estaban en el pub, tuvieran o no discapacidad", ha asegurado Aspace, que ha añadido que al salir del recinto comprobaron que el personal del Soho Lounge continuaba captando clientes de forma aleatoria en el exterior.

Además de las hojas de reclamación, Aspace ha anunciado que pondrá el caso en conocimiento del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) para que actúen en consecuencia.