Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic de Comptes dice que había que aflorar la facturas en los cajones

Queralt confía en que sus informes sirvan “para paliar” cualquier sanción de la UE a la Generalitat

Los tres miembros de la Sindicatura de Comptes, Marcela Miró, Rafael Vicente Queralt y Antonio Mira-Perceval.
Los tres miembros de la Sindicatura de Comptes, Marcela Miró, Rafael Vicente Queralt y Antonio Mira-Perceval.

El expediente abierto por la Comisión Europea a la Generalitat Valenciana por la sospecha de que falseó sus cuentas entre los años 2008 y 2011 arranca de la incorporación a sus balances en 2012 de unos 1.800 millones de euros en deudas no contabilizadas. La Sindicatura de Comptes ha reiterado desde 1988 en sus informes de fiscalización la necesidad de acabar con las denominadas “facturas en el cajón”, como se denomina a las obligaciones de pago sin consignación presupuestaria y que no están recogidas en cuenta alguna, recordó este viernes el Síndic Major de Comptes, Rafael Vicente Queralt.

“Nuestras recomendaciones han sido insistentes, las facturas debían aflorar y ser pagadas”, señaló Queralt, en declaraciones a los periodistas tras la toma de posesión de José Cholbi como Síndic de Greuges. Queralt respondió a diversas preguntas sobre la investigación abierta por la CE, ante la que el Consell que preside Alberto Fabra ha alegado que ya adoptó las medidas para resolver el problema.

La Sindicatura de Comptes constató en su informe de 2012 que finalmente se habían llevado a cuentas corrientes de la Generalitat las facturas en los cajones. Lo fueron para ser pagadas a través del Fondo de Liquidez Autonómico y el Plan de Pago a Proveedores. Lo que obligó a revisar al alza el déficit del año anterior y a su vez ha dado pie a que Bruselas investigue por qué la Intervención General envió durante años información incorrecta de las cuentas de la Generalitat. La cifra de deuda, correspondiente a gastos sanitarios, aflorada por ese procedimiento fue de unos 1.800 millones de euros.

“En 2012 informamos de que todas las facturas se habían incluido desde el punto de vista del balance”, explicó Queralt, que puntualizó que esa deuda acumulada sin contabilizar obedecía a que la financiación de la sanidad fue “deficitaria desde el origen”. Añadió que, si la Sindicatura ha podido ir señalando su existencia, es porque ha recibido la información de la consejería correspondiente, dado que los documentos estaban en el registro unificado de facturas (RUF).

"Prácticamente todas las comunidades tenían facturas pendientes"

“Prácticamente todas las comunidades tenían facturas pendientes”, explicó el Síndic de Comptes, que evitó ir más allá en su comentario cuando se le preguntó por qué no son también investigadas. “No lo sé”, respondió, y añadió que se limitaba a señalar que “otras comunidades han entrado en el FLA y han sacado facturas”.

La Comisión Europea, según Queralt, “ha abierto un expediente en virtud de una competencia nueva que tiene”. Se trata de los poderes de supervisión sobre las estadísticas de los estados miembros de la Unión Europea los que fue provista después de comprobarse que Grecia había manipulado sus cuentas públicas. El Síndic no quiso aventurar cuál puede ser el resultado final de la investigación, pero sí que aseguró sobre una posible sanción: “Espero que la actuación nuestra sirva para paliar la cuestión”. Se refería al hecho de que los técnicos del Ejecutivo europeo se basan precisamente en los informes anuales de la Sindicatura de Comptes para llevar a cabo su investigación.

Queralt desmintió algunas informaciones que apuntaban a que la CE ampliaría su investigación a facturas de la empresa pública Ciegsa o de Feria Valencia. “Debe tratarse de una confusión”, dijo, para explicar que no se trata de facturas en el cajón sino de “compromisos de gasto con cargo a ejercicios futuros”, que la Sindicatura trata en sus informes como tales.