Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Júcar solo enviará al Vinalopó agua de su desembocadura

Xuquer Viu considera que el trasvase demuestra que Alicante no necesita agua de la parte alta

Los regantes del Júcar y los miembros de la plataforma Xúquer Viu consideran que la puesta en marcha del trasvase hasta el Vinalopó, con la toma en la parte baja del río (desde el Azud de la Marquesa) demuestra que "Alicante no necesita agua de Cortes de Pallás, a cien kilómetros de la desembocadura".

En la comarca de la Ribera sacan pecho y consideran que el tiempo les ha dado la razón y al final y pese a la reacción del "lobby del agua de Alicante, que durante los últimos diez años solo ha buscando la confrontación, diciendo que el agua del Júcar estaba contaminada han aceptado nuestra agua para regar", según han recordado este jueves en una nota prensa emitida desde Xúquer Viu.

En el comunicado advierten que la Ribera "no consentirá un nuevo expolio del agua del Júcar que sirva para hacer negocios, y es que Alicante no necesita agua de boca". Por últimos, los regantes valencianos se preguntan por los motivos por los que la Generalitat atiende las necesidades del Vinalopó mientras que a la Albufera "se le sigue negando los caudales necesarios para su recupación".

Al margen de las reacción de los regantes, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) considera "decepcionante" el contenido del Plan de Cuenca del Júcar aprobado recientemente por el Gobierno, puesto que las medidas contempladas en el mismo no cubren las necesidades de los regantes valencianos y, además, el texto legislativo deja en el aire demasiadas incógnitas de futuro por despejar.

"Se queda corto"

Tras un pormenorizado análisis del referido plan, esta organización agraria entiende que la estimación del déficit hídrico –fijado por el Ejecutivo en 245 hectómetros cúbicos al año- se queda corta, ya que los cálculos de las entidades de regantes y del propio sector agrario siempre han establecido ese déficit en 350 hectómetros cúbicos. “Por tanto –afirma el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado- si el punto de partida en un aspecto tan fundamental para lograr un equilibrio en los recursos hídricos es erróneo, difícilmente se van a poder cubrir las expectativas y necesidades que tiene el sector”.

En segundo lugar, AVA-ASAJA lamenta profundamente que en esta iniciativa no se ofrezca una respuesta, siquiera mínimamente satisfactoria, a las acuciantes carencias de agua que arrastran los agricultores de la comarca de la Hoya de Buñol, debido a que el plan no prevé la aportación de aguas superficiales, sino que se limita a hablar de la utilización de acuíferos en buen estado.

Aguado recuerda que términos municipales como los de Cheste, Godelleta o Chiva “se encuentran muy castigados por la sequía y muchos de los pozos están al límite de sus recursos. Así, que no es de recibo que ante una situación ciertamente crítica no se arbitre ninguna solución clara y urgente”.

Para Aguado resulta "inaudito" que desde el sistema del Júcar se trasvasen aguas al Vinalopó-Alacantí y no se atiendan las necesidades del propio sistema ni se prevean las aportaciones necesarias que se puedan establecer en el Plan Hidrológico Nacional para cubrir todas las carencias de la cuenca.

Los servicios jurídicos de AVA-ASAJA están analizando la posibilidad de denunciar en Bruselas, tanto a nivel político como incluso jurídico, los aspectos discriminatorios que contiene este plan de cuenca.