Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morenés se compromete a defender el empleo en la base de Morón

El ministerio estudiará un informe de los trabajadores sobre la situación de la plantilla

Pedro Morenés y los trabajadores de la base de Morón, durante la reunión. Ampliar foto
Pedro Morenés y los trabajadores de la base de Morón, durante la reunión.

“Un cambio de aptitud”. “Una puerta que se ha abierto”. Con estas palabras calificaron este martes los trabajadores españoles de la base de Morón (Sevilla) la reunión mantenida con el ministro de Defensa, Pedro Morenés. Según el portavoz del comité de empresa, Javier Domínguez, los trabajadores entregaron a Morenés un informe sobre la situación de la plantilla —185 trabajadores han sido despedidos en los últimos cuatro años— y las posibles soluciones. “El ministro nos ha dicho que quiere llenarse de razones para poder defendernos ante el Gobierno estadounidense”, dijo Domínguez. Ahora, el ministerio estudiará dicho informe.

Desde la llegada a la base sevillana de la compañía Vinnell-Brown & Root Spain (VBR), la plantilla española ha sufrido dos ERE (en 2010 y 2013) que ha supuesto el despido de 185 trabajadores. A esta destrucción de empleo, tal y como se le comunicaron al ministro, se suma la “militarización de la base” y la precariedad laboral. “El ministro ha mostrado su sorpresa cuando le hemos contado que 60 de los 66 trabajadores despidos en el último ERE han sido contratados como eventuales y ganando un 30% menos”, precisa Domínguez, quien agregó que también le han transmitido al ministro su preocupación ante el posible despido de otros 150 compañeros.

En el informe entregado a Morenés, los trabajadores piden la modificación del tratado bilateral firmado con EE UU para que se incluya una ratio entre civiles españoles y militares “que garanticen el empleo en la base”. “Lo que no es posible es que despidan a los trabajadores cuando llegan más marines y se multipliquen las horas extra”, afirmó Domínguez, quien reitera que con esta reunión el ministerio ha cambiado de disposición. “Ha pasado de decir que era un problema laboral entre una empresa y sus trabajadores a implicarse en buscar una solución”, agregó.

La reunión con la plantilla se ha celebrado casi dos semanas después de que el consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, anunciara que pediría un encuentro con Morenés por este mismo asunto. Sobre esta reunión, se mostraron este martes más críticos los socialistas. El secretario de Empleo del PSOE de Sevilla, Manuel García Benítez, reclamó a Morenés “una solución sin matices”.