El Gobierno regional, obligado a pagar otros 17 millones por la M-45

La Comunidad ha abonado ya 620 millones desde 2007 por la construcción de una autovía que costó 487 La concesión finaliza dentro de 15 años

Tráfico por la M-45.
Tráfico por la M-45.LUIS MAGÁN

El pozo sin fondo de los peajes en la sombra, un modelo de concesión de infraestructuras high cost que se remonta a los tiempos de Alberto Ruiz-Gallardón como presidente regional (1995-2003), parece no tener fin. Su voracidad no tiene límite, como ha vuelto a comprobar, por enésima vez, la Comunidad. El Gobierno regional acaba de aprobar el pago de 21 millones de euros correspondientes al IPC de 2012 y parte de 2013 de tres de las cuatro carreteras madrileñas (M-407, M-45, M-511 y M-501) reguladas por este sistema, por el que una o varias empresas construyen y gestionan una carretera sin que lo haga directamente el Ejecutivo a cambio de un canon anual en función de los vehículos que circulen. La red autonómica se compone de 2.600 kilómetros, de la que la M-45 siempre ha sido la más transitada, con un volumen de tráfico de 100.000 vehículos diarios (el año pasado la superó por primera vez la M-503, que dentro de un año contará con un tercer carril por sentido).

EL PAÍS

A cambio de firmar un pacto con el diablo, la Administración impulsó que se construyeran unas infraestructuras para las que no disponía de liquidez, llegando a acuerdos con grandes empresas como ACS, OHL, Sacyr o FCC. Madrid lo hizo apostando por una política en la que solo importaba el presente, obviando que la factura a medio y largo plazo saldría mucho más cara. Cada día más, como refleja el incremento del canon de los peajes, que en 2007 le costó a los madrileños 76,9 millones y este ejercicio, 110,9. Una diferencia al alza de 34 millones que supone un incremento que supera el 44% en los últimos ocho años... Sin que vaya a amainar ni de que haya manera de revisar la relación. Así lo han reconocido con impotencia tanto Esperanza Aguirre como Ignacio González, los sucesores de Gallardón —todos del PP— a los mandos del Ejecutivo autónomo.

“La M-45 se inauguró en 2002, fue la primera gran concesión que se hizo en España. No había precedentes... Y estamos pagando la novatada”, asienten en la Comunidad. Construir la autovía, de 37 kilómetros, costó 487 millones de euros. El Ejecutivo madrileño ha destinado 620 millones al canon firmado por Gallardón solamente desde 2007. Pese a que la Comunidad se comprometió a pagar un canon anual de 64,3 millones durante 25 años (está en su ecuador), este ejercicio le ha costado 110,9 millones. La Comunidad remite “a los compromisos adoptados por el anterior Gobierno regional” y a la “actualización” del IPC para tratar de justificar el aumento de los costes del canon de concesión.

De los 21 millones a pagar por el IPC de 2012 y parte de 2013, la M-45 es la responsable de 17. Así, más de 7 millones son para el eje de la M-45 del eje entre O’Donnell y la N-IV, adjudicado a Autopista Trados 45. Otros 5,9 millones se atribuyen al tramo entre la N-II y O’Donnell, cuya empresa responsable es Concesiones de Madrid. Los 4,1 millones restantes se derivan del tramo entre la N-IV y la N-V. Su concesionaria es la empresa Euroglosa 45. Por último, la empresa Ruta de los Pantanos, adjudicataria de las carreteras M-511 y M-501 entre la M-40 y la M-522, recibirá 3,7 millones por la actualización del IPC de 2013 y la construcción, conservación y gestión de la carretera. “La M-407 también es de concesión, pero en su caso el IPC no se revisa cada año. Al contrario de lo que sucede sobre todo con la M-45, esta vía se aprobó con una previsión del 2%”, explica el Gobierno regional.

La revisión al alza del IPC no es ninguna novedad. Al revés. Es el déjà vu de cada año, el fantasma de las navidades pasadas de Charles Dickens: el Ejecutivo de González abonó el año pasado 16,5 millones del IPC de los peajes en la sombra de 2011. Es decir, que en tan solo un año la Comunidad se ha visto obligada a pagar casi cinco millones más a las concesionarias, solo por el IPC, sin que ello conlleve una mejora del servicio.

Entrando al detalle, el Gobierno regional aprobó en abril de 2013 un desembolso de 2,6 millones para el eje de la M-45 entre O’Donnell y la N-IV adjudicado a Autopista Trados 45; 7,5 millones para el tramo de la M-45 entre la N-II y O’Donnell a Concesiones de Madrid; 3,7 millones para el tramo de la M-45 entre la N-V y N-IV a Euroglosa 45 Concesionaria de la Comunidad de Madrid, y 2,7 millones de la M-511 y M-501 entre la M-40 y la M-522 adjudicado a Ruta de los Pantanos. “No estamos satisfechos, estamos atados de pies y manos pero... ¿Qué hubiéramos hecho sin la M-45? Descongestiona la M-40, por ejemplo. Era necesaria, quizás si se hubiera hecho por tramos y no de una tacada...”, reflexionan en la Comunidad.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción