Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los familiares del joven fallecido en Terra Mítica declaran ante el juez

El juzgado autoriza la repatriación del cadáver y los padres reclamarán dinero si les corresponde

La familia del joven islandés de 18 años fallecido en una atracción de Terra Mítica reclama una compensación si finalmente el proceso judicial determina que tiene derecho a ello, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJ).

De momento, los familiares del joven, que este miércoles han comparecido ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Benidorm, no se han personado en la causa con abogado y procurador.

No obstante, esta iniciativa podrán adoptarla o no más adelante si así lo consideran. Visiblemente consternados, los familiares han estado acompañados por el cónsul de Islandia en Benidorm, Juan José Campus.

Según han indicado desde el TSJCV, se ha comunicado a la familia "la existencia de un procedimiento penal" y "de una investigación incurso" por el accidente, así como "de los derechos que le asisten como perjudicada".

Por otra parte, el juzgado ha accedido a las peticiones de la familia "sobre enterramiento y/o traslado del cuerpo del fallecido", puesto que no existen obstáculos desde el punto de vista forense.

La Policía Judicial sigue investigando las posibles causas del accidente, que se produjo sobre las 17.00 horas del pasado lunes en la atracción Inferno, una montaña rusa en la que los usuarios dan giros de hasta 360 grados y en la que se alcanzan velocidades de hasta 60 kilómetros por hora.

Durante la mañana del martes, agentes de la Policía Judicial y los ingenieros de Terra Mítica estuvieron haciendo pruebas en la atracción, que sigue precintada.

Desde la dirección del parque adelantaron que estas revisiones seguirán en los próximos días. Además, explicaron que Inferno dispone de un sistema de seguridad que impide la apertura del arnés cuando las góndolas o vagones están circulando, ya que ante cualquier incidencia se bloquea el funcionamiento de la atracción, por lo que estos arneses "solo se pueden abrir si la atracción está parada".

El parque se ha puesto en contacto con la empresa constructora de la atracción para que "también haga las verificaciones pertinentes" y con la mercantil que se encarga de la revisión anual de las atracciones, un requisito obligatorio por ley y que Inferno pasó satisfactoriamente el pasado mes de abril.