Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De desahucio en desahucio

Una familia de la Zona Franca logra por cuarta vez no ser desalojada de su vivienda

Uno de los vecinos intenta con puertas proteger el piso para evitar el desahucio.
Uno de los vecinos intenta con puertas proteger el piso para evitar el desahucio.

La familia Sánchez ha logrado esta mañana, en Barcelona, lo que parecía una quimera: evitar ser desahuciada por cuarta vez de su vivienda en la calle Alts Forns de la Zona Franca. El piso pertenece a la abuela Mari Carmen, de 63 años, quien ha acogido a su a su hija Irene Sánchez, a su yerno, Salva Martínez y los tres hijos de la pareja de 12, 11 y 6 años. El matrimonio y los niños ya fueron desahuciados en 2009 y se refugiaron en el piso de la abuela que, en el último año, se ha visto envuelta en problemas inmobiliarios y ahora vive el riesgo de perder su casa.

Irene Sánchez se encuentra ahora en paro y tan sólo hace trabajos de forma esporádica. Su marido es ya pensionista debido a las múltiples depresiones -fruto del desahucio de 2009- que le obligaron a dejar su trabajo. Su precaria situación no ha pasado desapercibida para la Plataforma de Afectados para la Hipoteca. Medio centenar de vecinos, amigos y miembros de la PAH se han agrupado este mediodía en la puerta de la finca al grito de "Sí se puede”, y han invitado a los automovilistas a pitar “contra los estafadores”, tal y como rezaban sus pancartas. Mientras se ha celebrado la protesta, el marido se ha quedado en el piso y ha bloqueado la puerta de la casa asegurando que no iba a dejar pasar a nadie que quisiera echarle de su casa.

“Como mucho, los servicios sociales nos darán cita dentro de una semana. ¿Qué hacemos mientras?", dice la afectada

Alrededor del mediodía, un agente de los Mossos ha informado a Irene que a ellos no les constaba ninguna orden de desahucio, y que no iban a acudir a efectuarlo. Aun así, no se descartaba que la Comisión Judicial sí lo hiciera. Mientras tanto, varios miembros de la PAH y Mari Carmen se han desplazado al juzgado de instrucción número 43 de Barcelona para intentar conseguir el aplazamiento y así acudir a los servicios de vivienda del Ayuntamiento para que les concedan una vivienda a la familia. Llumbi, miembro de la PAH, desconfía de la efectividad de este servicio: “Al final, en Habitatge siempre te dicen que no puede colocarte, cuando todos sabemos que hay millones de pisos vacíos”, asegura. Además, Irene explica que los servicios sociales del Ayuntamiento están desbordados: “Como mucho te dan cita para dentro de una semana para estudiar tu caso. ¿Qué hago yo durante esa semana? ¿Dónde duermen mis hijos?” se pregunta.

Horas después llegan Mari Carmen y varios integrantes de la PAH han regresado desde el juzgado. Piden calma y silencio. Los pitos y las consignas cesan por primera vez en toda la mañana y, a viva voz, dan la tan esperada noticia: “Ni hoy ni mañana se producirá el desahucio pero todo depende ahora del juez. Él decidirá qué pasa de ahora en adelante. Nosotros tenemos que seguir atentos y activos para no permitir que se vulneren los derechos de esta ni de ninguna familia”. Como en las anteriores veces, el desahucio ha sido paralizado gracias al apoyo de vecinos y amigos. Irene recibe las felicitaciones de todos los presentes y los gritos de “Sí se puede” son sustituidos por el “cumpleaños feliz”. Sí, hoy es el cumpleaños de Irene y, por ahora, podrá celebrarlo en su casa.

Más información