Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad insta a los centros a usar los libros de texto del año pasado

Los centros tienen competencia, por ley, de decidir qué manual quieren usar o incluso si no desean ninguno

Los sindicatos asusan a Educación de "extralimitarse" en sus competencias y de "crear confusión" a la hora de dar instrucciones a los centros

La aplicación de la LOMCE solo cambia una asignatura el próximo curso, Conocimiento del Medio

La Comunidad de Madrid ha recomendado a los centros educativos públicos y concertados en una circular que sigan usan los libros de texto del curso pasado ante la confusión generada en algunos de ellos con el inicio, en septiembre, de la aplicación de la nueva ley orgánica, de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). La realidad es que los centros, e incluso los profesores de cada materia, tienen plena libertad para decidir qué textos usan cada curso y si los renuevan o no, es una competencia de los colegios. La propia LOMCE recuerda que "los centros educativos gozan de autonomía" a la hora de elegir los libros de texto. Es más, incluso pueden no usarlos, si así lo consideraran a la hora de poner en marcha el proyecto pedagógico del centro.

De acuerdo con el calendario de aplicación de la nueva ley, el próximo curso 2014-2015 comenzarán a implantarse los cambios en los cursos 1º, 3º y 5º de la educación primaria. Sin embargo, la única asignatura que cambia es Conocimiento del Medio, que se divide en Ciencias Sociales y Ciencias de la Naturaleza. El resto de las materias no varían. A pesar de ello, la Consejería de Educación de Madrid señala, en su recomendación, que, "podrían ser válidos también los libros de esta asignatura con algunas adaptaciones que, en todo caso, pueden ser efectuadas mediante otros medios que no supongan necesariamente la adquisición de nuevos textos".

Pero la Consejería tiene aún pendiente publicar el decreto autonómico en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCAM) que establece el currículo, la implantación y la organización de la educación primaria. Y aunque en él variara considerablemente el contenido de las materias, eso tampoco implicaría el uso obligatorio de libros de texto para impartirla.

Algunos sindicatos han reaccionado mal a estas recomendaciones de Educación. Aparte de considerarlas "innecesarias", opinan que el gobierno regional "crea aún más confusión al intentar hacer creer a los centros y a la ciudadanía que es la Consejería quien autoriza el uso de libros nuevos de texto", según señala la secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Madrid, Isabel Galvín. "Es además un intento de contrarestar un amplio movimiento que está surgiendo en los centros de Madrid, se tiende cada vez más a no utilizar libros de texto para impartir las clases", asegura Galvín. "Esto se produce en gran medida a  los cambios que se quieren realizar en los currículos, muy discutibles, y que comprobaremos cuando se publique el borrador que los desarrolla en el BOCAM", anuncia Galvín.

La única asignatura que cambia en septiembre es Conocimiento del Medio

Educación, por su parte, insiste en su comunicado a los centros en recordarles que "con carácter general, en la selección de los libros de texto y material escolar, los centros educativos tendrán en cuenta, además de criterios educativos y pedagógicos, criterios de carácter económico a fin de que el coste del conjunto de libros de texto y material didáctico complementario a adquirir por las familias para cada alumno y curso sea lo más económico posible dentro de los estándares de calidad", dice la recomendación.

Y, a continuación, les sugiere actuaciones a seguir, tales como "no utilizar libros de texto en aquellas asignaturas en las que, por su reducida dedicación horaria a los contenidos teóricos, su utilización sea puntual o esporádica, sustituyéndolos en la medida de lo posible por la elaboración de materiales propios o provenientes de otras fuentes de recursos educativos". También les recomienda "utilizar materiales educativos digitales de uso común en lugar de libros de texto en aquellos centros donde sea posible", así como que, dentro de los libros que concuerden con el proyecto educativo del centro, "opten por los que resulten más económicos". Finalmente, les invita a potenciar "la biblioteca escolar a fin de que todos aquellos materiales escolares, como los diccionarios, libros de lectura u otros libros de consulta general, sean del propio centro y puedan ser utilizados por los alumnos en régimen de préstamo, evitando que deban ser adquiridos obligatoriamente por las familias".

Tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el portavoz del Ejecutivo regional, Salvador Victoria, explicó que la circular aprobada dice a los centros que pueden decidir si mantienen los materiales educativos "dentro de su autonomía" porque, "a ojos de la Consejería de Educación", los libros siguen "valiendo".

En enero de este año, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, se mostró convencido de que la iniciativa anunciada por su Gobierno de aprovechar los libros de texto de Primaria de cursos anteriores sería aceptada por los editores y por otras muchas comunidades que, según dijo, también se sumarían a esta medida. González manifestó que los libros de texto de Primaria de asignaturas "básicas" como Matemáticas, Lengua y Literatura deben ser "perdurables en el tiempo" para ayudar a la economía de las familias.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram