Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV denuncia ante la fiscalía la compra de Valmor

Argumenta que no era necesario que el Consell asumiera la sociedad de la F-1 y su deuda

La portavoz del área de Grandes Proyectos del PSPV en las Cortes, Eva Martínez, ha presentado ante fiscalía una denuncia contra los miembros del Gobierno valenciano que aprobaron en diciembre de 2011 la compra de Valmor, en la que incluyen como prueba el contrato de prórroga de celebración de las pruebas de Fórmula 1 en Valencia. Dicho documento, ha asegurado Martínez, demuestra que "no era necesario comprar" esta sociedad, que arrastraba una deuda de más de 34 millones de euros, para continuar organizando el Gran Premio.

Martínez se ha pronunciado de esta manera en los pasillos de las Cortes tras la celebración de la Comisión de Coordinación, Organización y Régimen de las Instituciones de la Generalitat de las Cortes, en la que ha comparecido el vicepresidente y portavoz del Consell, José Ciscar. La diputada ha aprovechado su última intervención para mostrar este documento.

El contrato de la Fórmula 1 se ha mantenido "hasta ahora oculto por el Consell". La renovación la firmó el expresidente de la Generalitat Francisco Camps el 19 de julio de 2011, "un día antes de dimitir" ante su procesamiento por el caso de los trajes de Gürtel.

A su juicio, "resulta muy sospechoso que Camps "tuviera la preocupación un día antes de su dimisión de firmar este documento, del que se conocía la existencia pero no las cláusulas, y que acredita que no era necesario comprar Valmor" para que la Generalitat organizara la Fórmula 1, ha insistido.

Martínez ha destacado que gracias al conocimiento de este documento se ha podido saber que la Generalitat, "que ya era copromotora del premio de Fórmula 1 a resultas de un contrato de 2009, se pone en su condición jurídica como garante y avalista respecto de todas las obligaciones, que ya podían ser pagar el canon o pagar la penalización si no se celebraba el evento".

Por ello, considera que no era necesario que el Consell recurriera a la compra de Valmor para ejercitar sus derechos sobre la organización de la prueba automovilística.

Por lo que se refiere a la denuncia, la diputada socialista ha argumentado que la compra de Valmor "puede suponer que todos dirigentes que formaban parte del Consell en diciembre de 2011 pudieron haber cometido un delito de malversación de caudales públicos por utilizar el dinero de los valencianos para aprobar la compra una sociedad en quiebra, cuando era conocido por todos los miembros del Gobierno que arrastraba una deuda de más de 34 millones de euros".

En este sentido, ha destacado que la actual secretaria autonómica de Comunicación, Lola Johnson, en aquel momento era portavoz del Consell y presidente de la empresa pública Circuit del Motor, que efectivamente compró Valmor. Por tanto, su responsabilidad es doble.

Preguntada por si considera que el contrato que firmó Camps el día antes de dimitir perjudicó a la Comunitat, Martínez ha asegurado que "evidentemente, toda la Fórmula 1 ha perjudicado a los intereses de la Comunitat" porque "son cerca de 300 millones de euros los que nos hemos gastado en este gran evento" que Fabra "lo ha mantenido hasta comprar Valmor, cuando ya sabía que no se iban a poder celebrar por cuestiones económicas más ediciones de la Fórmula 1".

"Ninguna preocupación"

El vicepresidente y consejero de Presidencia, José Ciscar, también en declaraciones en los pasillos y preguntado por los medios de comunicación por esta denuncia, ha resaltado que no tiene "ninguna preocupación al respecto". "El consejo de administración de Circuito del Motor y el Consell actuaron como tenían que actuar", ha manifestado Ciscar, quien ha asegurado que "la decisión está totalmente avalada". Parecida respuesta dio el vicepresidente hace una semana cuando Esquerra Unida también llevó a la fiscalía el contrato de la compra de Valmor.

Preguntado por sus declaraciones en las que dijo que en la compra de Valmor "había que elegir entre lo malo y lo peor", ha explicado que "la alternativa era no celebrar la prueba y que pagara la Generalitat 71 millones de dólares. Luego no parece que fura la mejor opción", ha insistido.

El vicepresidente, inquirido por si esta situación se daba por el contrato que firmó Francisco Camps, ha respondido: "Por el conjunto de las relaciones contractuales que había establecidas entre la Generalitat, la organización de la prueba y Valmor en su momento" y ha subrayado que la prórroga del contrato "no es la responsable de establecer esa indemnización".