Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La zona del incendio era un “polvorín”

Los vecinos denuncian la falta de limpieza del monte

La Generalitat destaca la escasez de lluvia durante el invierno

Los vecinos de las urbanizaciones afectadas por el incendio que ha quemado 320 hectáreas en Torrent y Chiva (Valencia) han destacado hoy en que la zona era un polvorín por la falta de limpieza . Tras regresar a sus viviendas y comprobar los daños, únicamente exteriores en la mayoría de los casos, algunos todavía se afanan en refrescar la zona con sus propios medios, cubos o mangueras, sin apenas haberse parado a evaluar las dimensiones generales del incendio.

"Yo ya tengo agua y luz, teléfono todavía no, por si os hace falta algo...", era una de las frases más repetidas en la urbanización Sierra Perenchiza de Chiva, cuyas casas más altas, las cercanas al depósito de agua colectivo, han sufrido los daños más importantes, especialmente en el exterior.

Muchos de los setos divisorios entre parcelas han desaparecido, algunas cubiertas de casas en construcción, persianas, paelleros, techados de aparcamientos o lonas de piscina se han quemado y al menos dos vehículos han ardido por completo.

"Yo tuve la suerte de que mis vecinos vieron arder un pequeño techado que tengo para dejar el coche, saltaron la valla y lo apagaron. El techo del coche se me quemó, pero la desgracia hubiese sido mayor de no ser por ellos", explicaba Fernando Miras, vecino de la calle de Castillo de Chiva de la urbanización Sierra Perenchiza.

Todos fueron desalojados ayer alrededor de las 14.00 del martes por la Policía Local de Chiva ante el avance de las llamas, que según sus testimonios se originaron a escasos kilómetros.

"Yo tenía la casa en venta. Ahora va a ser complicado", lamenta Carlos García mientras entra y sale constantemente de su domicilio, en la calle de Lleida de la misma urbanización, para sofocar unos rescoldos.

"Esto se veía venir, estaba el monte muy sucio, el cortafuegos que se hizo entre Perenchiza y Calicanto no ha servido para nada", explica tras reconocer que, a pesar del desalojo, volvió a su casa con su familia por la noche, por caminos rurales, y ha pasado la madrugada en ella.

Idéntica impresión comparten los vecinos de Carlos, el matrimonio formado por José Villarroya y Encarna Navarro, propietarios de un chalé en esta urbanización desde hace más de 40 años: "La maleza estaba muy alta y muy seca, todo esto era una bomba de relojería".

El propio consejero de Gobernación, Serafín Castellano, ha reconocido que el incendio se ha registrado con unas condiciones extremas de sequía y viento de poniente, de manera que la zona era "un polvorín". En algunas comarcas, ha recordado Castellano, no llueve una gota desde agosto y en otras ha llovido el 15% de la media de otros años.

Uno de los más damnificados por este incendio es Sebastián Mateu, un albañil en paro que reside todo el año en esta urbanización y que, tras ser desalojado, únicamente pudo mover dos de sus tres vehículos, con la ayuda de su mujer, dejando allí una furgoneta, uno de sus escasos medios de subsistencia.

"Esta mañana ha venido a vernos el alcalde de Chiva y se ha interesado por nuestra situación, nos ha dado su teléfono y se ha comprometido a informarnos y ayudarnos", explica. "Querían retirar la furgoneta, pero hasta que no tenga claro si el seguro, el consorcio o alguien responderá por lo sucedido me he negado, quiero que se vea lo sucedido", ha añadido.

Al igual que sus vecinos, lamenta la suciedad del monte: "Ni siquiera los responsables del mantenimiento del tendido eléctrico retiraban la leña que cortaban, la tiraban al suelo. La maleza era tan alta que ni los niños podían encontrar los balones perdidos, era una selva".

"La parte baja de la urbanización, donde viven algunos concejales, estaba más limpia, con aceras y asfalto en mejores condiciones, pero en la parte alta no he visto limpiar el monte en los siete años que hace que vivo aquí", denuncia.

Pasadas las 14.00 de hoy, técnicos de la empresa de la Diputación de Valencia Egevasa han podido reponer el cableado eléctrico terrestre y restablecer el suministro eléctrico en el pozo de la urbanización, y mañana tienen previsto revisar el tendido eléctrico.

Sobre la gestión de las tareas de extinción del incendio, el diputado de Compromís Juan Ponce ha sido el primero en denunciar posibles errores, a su juicio derivados del retraso de los medios aéreos, que según indica llegaron al lugar 40 minutos después de declararse el fuego, a pesar de que la alerta 3, la máxima, les obligaba a estar prevenidos.

"Con este incendio se ha puesto de manifiesto, una vez más, que en los 20 años de gestión del gobierno del PP no se ha hecho nada en la llamada interfaz urbano-forestal, es decir las zonas de contacto entre el monte y las urbanizaciones, ésta precisamente muy cercana a Valencia y con miles de habitantes", ha resaltado Ponce.