Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las AMPA se oponen al cambio a julio de los exámenes de septiembre

Las grandes organizaciones de la pública y la concertada coinciden en oponerse al cambio

Denuncian que la medida "no persigue mejorar la tasa de aprobados"

Pocas veces las principales organizaciones de padres y madres, las preponderantes en la enseñanza pública y las de la concertada, se ponen de acuerdo. Pero la decisión de la consejería de Educación de la Generalitat Valenciana de cambiar la época de las pruebas extraordinarias de recuperación, también conocidas como exámenes de septiembre, las ha situado en contra en una posición común.

La Confederació d’AMPA Gonzalo Anaya, la Confederació Valenciana de APA –COVAPA- y la Confederación Católica de APA –CONCAPA-, rechazan el adelanto al mes de julio los exámenes de septiembre en el curso 2013-2014 y de avanzarlos a junio en el curso 2014-2015, según han manifestado en un comunicado conjunto.

Recuerdan que ya expresaron su contrariedad en la Mesa de Padres, órgano consultivo de la Consejería de Educación, del el 2 de octubre de 2013. El proyecto, inicialmente auspiciado por la Permanente de Directores de Secundaria, ha seguido sin embargo adelante, hasta el momento actual. Educación quiere adelantar el inicio de las clases en Secundaria al menos 10 días.

Los representantes de las AMPA, subrayan que el adelanto de exámenes es una medida que "elimina oportunidades a los alumnos con materias pendientes que tendrán escasamente 10 días –entre final de curso y el la primera semana de julio- para tratar de reforzar las asignaturas pendientes". No lo consideran tiempo suficiente para poder superar las materias pendientes.

Para estas confederaciones, que representan a más de 1.500 asociaciones de madres y padres de alumnos en la Comunidad Valenciana, el adelanto de los exámenes extraordinarios a julio o a junio, "es una medida dirigida únicamente a mejorar la gestión y burocracia de los centros" y consideran que "no persigue mejorar la tasa de aprobados".

Vuelven por ello a solicitar que se mantengan los exámenes de recuperación del mes de septiembre y que durante el mes de julio, el alumnado con materias pendientes pueda asistir a clases de refuerzo en el centro.

En el caso de que la Administración persista en el empeño, "con la total oposición a las tres organizaciones" -recalcan-, esperan que las pruebas se retrasen "como mínimo" hasta la segunda quincena de julio y que no se adelanten a junio (en 2015), como ha anunciado la consejera de Educación María José Català.