14 detenidos por la muerte de un joven cuyo cadáver apareció en un contenedor

Los Mossos investigan un clan marsellés dedicado al tráfico de droga como autores del asesinato.

La investigación de los Mossos d’Esquadra ha concluido que cinco integrantes de un clan marsellés dedicado al tráfico internacional de droga asesinaron al joven marroquí que apareció muerto en un contenedor de Empuriabrava (Alt Empordà) en abril del año pasado. En total se ha detenido a 14 personas relacionadas con este crimen y la policía no da por cerrada la operación porque todavía falta detener a dos de los cinco que se consideran autores materiales del crimen que habrían huido del país.

Tres de los supuestos asesinos, un marroquí y dos franceses ya están en la cárcel. Los otros dos presuntos autores, a quienes ubican en Argelia, tienen sendas órdenes internacionales de detención. El resto de detenidos, imputados por pertenencia a organización criminal, están en libertad. A nueve de ellos se les imputan un delito de encubrimiento y a los otros dos cómplices del crimen.

La investigación que por el momento se ha saldado con la detención de 14 personas en Castelló d’Empúries, Málaga y Francia, se inició el 26 de abril del 2013, cuando una mujer que a primera hora de la mañana iba tirar las basuras encontró el cadáver. El jefe del Área de Investigación Criminal (AIC) de los Mossos en Girona, el Inspector Josep de Monteys, ha indicado que es “confuso” el móvil del crimen porque la mayoría de los detenidos no quieren dar información o no dicen toda la verdad. A pesar de ello, todo apunta a que, o bien la víctima o un familiar suyo, podrían haber perdido una partida de droga y le habrían asesinado en un ajuste de cuenta.

Según ha explicado Monteys, a raíz de este crimen vincularon a la víctima y a su entorno con una trama de narcotraficantes que se habían establecido en Castelló d'Empúries, donde tenían dos viviendas y un garaje. Además también regentaban el “Shisha”, un local situado en la zona de ocio de els Arcs d'Empuriabrava, que actuaría de negocio tapadera del clan marsellés. En este lugar seria donde la víctima fue vista por última vez con vida la madrugada del 25 al 26 de abril.

Cuatro de los supuestos asesinos, un francés, un marroquí y dos franceses ya están en la cárcel

Los investigadores pudieron identificar hasta a 17 sospechosos, pero se encontraron ligados de pies y manos porque para seguir tirando del hilo necesitaban cooperación internacional. Entonces fue cunado el Juzgado de Instrucción 6 de Figueres, que lleva el caso, emitió una comisión rogatoria a los tribunales de Marsella para su colaboración. La jefe de la Brigada Criminal de la Policía Nacional de Francia, Sophie Thomas, explicó que se trataba de "un grupo de delincuentes que teníamos vigilados y sabíamos que se dedicaban al tráfico de drogas y que estábamos muy interesados en desarticular”.Con la operación Tandem, los agentes llevaron a cabo de forma simultanea 15 registros en pisos Roses, Castelló d'Empúries y Empuriabrava, Málaga, Marsella, Chateau Arnox Saint Auban y Chateauneuf les Martigues, estos últimos en Francia.

Sobre la secuencia de los hechos, los investigadores creen que la víctima salió la noche de su muerte después de haber estado más de un mes fuera del país. Fue al bar Shisha, y una vez allí “le llevaron engañado hasta el domicilio donde pasaron los hechos”, ha explicado el jefe de la AIC. Los agentes, hallaron sangre en el garaje que compartían las dos viviendas de Castelló, por eso dedujeron que se trataba del escenario del crimen.

Creen los investigadores que antes de matarle, la banda  “le intentó sacar información”, ha apuntado el inspector. La víctima presentaba múltiples cuchilladas, pero finalmente le mataron apuñalándole en el corazón y degollándole.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50