Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El águila real vuelve a O Xurés cuatro años antes de lo previsto

Dos águilas formaron pareja y criaron sendos pollos que ya están en su fase vital de dispersión

El águila real vuelve a criar en el parque natural Baixa Limia-serra do Xurés, 60 años después del último registro de un ejemplar y cuatro años antes de lo previsto por el programa de refuerzo y reintroducción de esta ave, que esperaba el inicio de la reprodución natural hacia 2017. Esto supone "una gran esperanza para la recuperación de esta especie catalogada en peligro de extinción en Galicia", según el conselleiro de Medio Ambiente. Agustín Hernández ha visitado  las instalaciones del parque natural, en el Ayuntamiento de Lobios, acompañado por la directora xeral de Conservación da Natureza, Verónica Tellado, y del delegado territorial en Ourense, Rogelio Martínez, que han participado tanto en la reunión con los técnicos del parque como en la posterior con los seis alcaldes de la zona protegida, repartida entre los municipios de Calvos de Randín, Muíños, Bande, Lobios, Entrimo y Lobeira.

El conselleiro ha explicado luego a los medios de comunicación que esta evolución tan rápida en la reintroducción de la especie "es única entre las especies en peligro de extinción en Galicia".Fuentes del parque natural han explicado a Europa Press que, además de las dos parejas que nidificaron hace un año y tuvieron un pollo cada una, otras águilas se están asentando en la zona natural transfronteriza que comparte con Portugal la denominación de Reserva de la Biosfera Gêres-Xurés. Los pollos nacidos en el parque están en su fase vital de dispersión y aún no se les ha podido instalar el aparato de GPS para localizarlos, pero sí están localizadas otras águilas en fase de asentamiento, como la bautizada con el nombre de 'Eufemia' y otras 3 ó 4, según los responsables del parque.

Eufemia es una águila liberada en el parque en 2008, que en su etapa de dispersión resultó herida en Salamanca, pero fue recogida y recuperada por los técnicos del parque que esperaban que fuera la primera en criar. De hecho, se emparejó en el lado portugués y allí sigue, pero sin crías. Mientras tanto, otras dos liberadas en 2009 y 2010 sí criaron, aunque no se conoce la ubicación de los nidos porque en todo momento los expertos evitaron molestarlas. Los últimos registros de águilas reales en la zona son de los años 60 en el lado español, y de 1997 en la ladera lusa de la sierra, según un comunicado de la consellería de Medio Ambiente. En el ámbito gallego, esa especie desapareció también de la Serra do Courel en los años 80 y allí también se ha detectado una nueva pareja, por lo que según los datos oficiales, hay 5 nuevas parejas en Galicia identificadas y con asentamiento territorial, procedentes de ejemplares liberados en programas oficiales.

El territorio del parque natural de O Xurés supone un total de 29.346 hectáreas repartidas entre seis municipios, lo que lo convierte en el mayor parque natural gallego, situado en el suroeste de la provincia de Ourense, fronterizo con Portugal y con varias declaraciones da protección. Este viernes, los alcaldes han aprovechado para plantear al conselleiro las necesidades para su conservación y mantenimiento de infraestructuras para poder sacarle partido como recurso turístico. Un comunicado, la Xunta cifra en un millón de euros las ayudas concedidas desde 2010 para los ayuntamientos del parque, a lo que se suman otros 1,4 millones de euros invertidos desde 2009 en actuaciones concretas en el parque natural, como la preparación y dotación de un edificio en cada municipio para que funcione como centro de recepción e interpretación del parque. Precisamente, entre las necesidades expuestas por los alcaldes, según las fuentes consultadas por Europa Press, están la de dotar de personal a esos edificios para poder abrirlos por lo menos durante los tres meses del próximo verano, pues hasta ahora no cuentan con recursos para hacerlo.

También le detallaron los daños sufridos por pistas de acceso de los medios de extinción de incendios forestales y otras destinadas a actividades como senderismo. Según el comunicado de la consellería, Fernández explicó a los regidores locales que continúan los trabajos en la zona de Muiños, que se quemó en un incendio el pasado mes de diciembre. Aquí se estudian "posibles repoblaciones de pinos" además de advertir de que lo más difícil de recuperar serán las zonas erosionadas "tras incendios repetidos". El conselleiro seguirá su ronda de visitas por los parques naturales gallegos, de los que ya conoce personalmente el de O Invernadeiro y el de la Serra de Enciña-Lastra, ambos en Ourense igual que el de O Xurés, "para evaluar su situación y actuaciones futuras".