Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jeque Al-Thani se expone a una multa de 50.000 euros

La Junta mantiene la sanción por La Bajadilla

La Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) ha comunicado a la empresa Nasir Bin Abdullah & Sons que se enfrenta a una sanción de 50.000 euros por los retrasos en la presentación del proyecto constructivo de ampliación del puerto de La Bajadilla de Marbella. La sociedad del jeque catarí Sheik Abdullah Al-Thani, dueño del Málaga, tiene adjudicada la gestión del recinto y su futura reforma y desde finales de diciembre se expone a un expediente sancionador por el incumplimiento de los plazos para entregar el proyecto. El afectado tiene diez días para presentar alegaciones contra la propuesta del organismo dependiente de la Consejería de Fomento.

Fuentes de este departamento explicaron ayer que la empresa, tras iniciarse el procedimiento de penalización, adujo que ya había licitado la redacción del plan y que estaba a la espera de su adjudicación. El proyecto tenía que haber estado presentado inicialmente en enero de 2012, es decir, ya se acumulan dos años de retraso. Por ese incumplimiento del calendario se ha abierto el expediente y ahora se propone la sanción.

El jeque catarí Sheik Abdullah Al-Thani
El jeque catarí Sheik Abdullah Al-Thani

Las fuentes, sin embargo, precisaron que la APPA, al margen de la existencia del proceso sancionador, está dispuesta a colaborar con la empresa que finalmente se encargue de redactar el proyecto de ampliación del puerto para tratar sus detalles y las fechas de ejecución. Este escollo sobre las obras de reforma es independiente de la gestión del recinto de Marbella, que sí se está desarrollando con normalidad.

La ampliación de La Bajadilla no arranca, pese a que los problemas se daban por resueltos el verano pasado. La Junta anuló el expediente de rescate de la adjudicación iniciado unos meses antes por las continuas omisiones del empresario catarí después de que la sociedad concesionaria abonara el canon de los años 2012 y 2013 (1,8 millones de euros con IVA). El Gobierno andaluz ya había flexibilizado su postura un poco antes, cuando la empresa empezó a cumplir con las obligaciones que estipula el contrato, como la ampliación de su capital social, que debía ser de 5,3 millones de euros. Se resolvieron otros flecos (por ejemplo, estar al corriente en el pago a proveedores) y la Junta dio de plazo hasta finales de 2013 para presentar el proyecto constructivo. Esta fecha se ha vuelto a incumplir.

El jeque obtuvo la adjudicación del puerto de La Bajadilla en mayo de 2011 en un concurso público al que concurrió en una unión temporal de empresas (UTE) junto a una sociedad del ayuntamiento de Marbella que posee un porcentaje mínimo. El contrato se firmó en diciembre de ese año. La empresa tiene la gestión de las instalaciones para los próximos 40 años y será la encargada de su remodelación. Es la primera infraestructura portuaria andaluza que se prevé ejecutar bajo la fórmula de colaboración público-privada y la remodelación se plantea como un espacio de lujo y un complemento a la oferta de Puerto Banús.