Un juez investiga a la candidata del PP a la alcaldía de Orihuela

El magistrado reclama las facturas gestionadas por la exedil de Turismo

Pepa Ferrando, en el centro, presenta la moción de censura en el registro del Ayuntamiento de Orihuela.
Pepa Ferrando, en el centro, presenta la moción de censura en el registro del Ayuntamiento de Orihuela. David Rodríguez

El Partido Popular podría estar metiéndose en Orihuela en un embrollo más difícil de explicar de lo que ya es el presentar una moción de censura plagada de firmas de imputados contra el gobierno local de ecologistas y socialistas de esta ciudad. El pasado martes entró por el registro municipal una providencia del juzgado de instrucción número tres oriolano interesándose precisamente por la gestión pasada de Pepa Ferrando, la presidenta local de los populares, portavoz municipal hasta ahora y futura alcaldesa.

El juzgado que investiga las facturas de Fitur durante los años en que Ferrando fue edil de Turismo demandó al consistorio, en diligencia firmada el pasado 27 de noviembre, que le remita los expedientes de la facturación realizada para la feria de turismo internacional entre los años 2009 y 2011. El juzgado amplía su investigación después de que el pasado octubre pidiera al gobierno oriolano el envío de la facturación del 2008 realizada para el evento turístico.

La moción contra el gobierno de Los Verdes y PSPV se votará el 3 de enero

Ferrando, que a las diez de la mañana de ayer presentó la moción ante el registro municipal junto a los dos concejales del Centro Liberal Renovador que aúpan al PP al poder, siempre se declaró "tranquila" al respecto. La previsiblemente futura nueva alcaldesa posó junto a los miembros del CLR, Juan Ignacio López Bas y Pedro Mancebo, además de dos de los ediles imputados y firmantes de la moción, el ex responsable de Contratación, David Costa, y la exalcaldesa Mónica Lorente. El primero está imputado en tres causas; y la segunda en dos con vistas a una tercera posiblemente.

La futura alcaldesa aprovechó para explicar cuáles serán las medidas a tomar por el nuevo equipo de gobierno, que incluye licitar de nuevo el servicio de recogida de basuras, polémico hasta que fuera municipalizado por el todavía alcalde, Monserrate Guillén.

La adjudicación del servicio en 2008 por parte de la exalcaldesa Lorente en favor del empresario Ángel Fenoll está en el ojo del huracán del caso Brugal por estar supuestamente amañado. Fenoll incluso está siendo enjuiciado en un juzgado de primera instancia por la financiación ilegal de la campaña de Lorente en 2011.

El todavía alcalde oriolano por Los Verdes, Monserrate Guillén, se mostró ayer "realmente indignado" por las firmas de los imputados. El alcalde verde, el segundo de toda España con el de Villena (Alicante), consideró que la corrupción en Orihuela "siempre se ha manifestado desde la contrata de residuos sólidos urbanos". Su temor, según expresó tras conocer la voluntad del futuro gobierno de licitar el servicio de basuras de nuevo, es que "se abran las puertas a otro padrino", refiriéndose a un nuevo empresario que sustituya a Ángel Fenoll.

Pepa Ferrando es investigada por las facturas de Fitur entre 2008 y 2011

El empresario Fenoll todavía realiza servicios de recogida de basuras en varias localidades de La Vega Baja, pero se descarta que pueda optar de nuevo al contrario porque sería un escándalo. Guillén no dio nombre de quién podría ser ese nuevo padrino, aunque otras fuentes apuntan a que podría ser el otro empresario involucrado en la Brugal, Enrique Ortiz, quien desde el 10 de diciembre se ha hecho cargo de todo el plan zonal de basuras de La Vega Baja pese a las fuertes resistencias vecinales en varios municipios, algunos del PP.

La moción de Orihuela ha traspasado el marco local. El socialista Ximo Puig presentó una pregunta ante el Congreso de los Diputados para saber si Mariano Rajoy avala una moción de censura firmada por cuatro imputados y un condenado. El secretario general del PSPV instó al presidente del Gobierno a contestar "si le parece razonable y si tiene algo que ver con su espíritu de regeneración democrática".

Mireia Mollà, de Compromís, calificó de "lamentable que Fabra avale un pacto de gobierno en Orihuela plagado de imputados por corrupción en las filas del PP".

El vicepresidente y portavoz del Consell, José Ciscar, justificó la moción en la "ingobernabilidad" que existe en Orihuela, aunque considera que sería "deseable" que ningún miembro de la lista presentada estuviera imputado. El 3 de enero Monserrate Guillén dejará de ser alcalde de Orihuela.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50