Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte contra el prejuicio

Una muestra en La Casa Encendida explora la creatividad de 26 personas con discapacidad intelectual a través de pintura, dibujo, escultura y vídeo

'Las atrapadas' de Belén Sánchez. Ampliar foto
'Las atrapadas' de Belén Sánchez.

El arte ha sido siempre la forma más primaria con la que el hombre manifiesta sus sentimientos y estado de ánimo. Antes de hablar, un niño es capaz de garabatear un papel con lápices de colores. Son sentimientos y experimentos volcados fuera del conocimiento formal y de la norma. Cuando, en 1945, el artista francés Jean Dubuffet definió el art brut como todo aquello hecho por discapacitados mentales, de espaldas a cualquier mandamiento académico, estaba hablando también de un tipo de arte en el que lo importante es lo que se expresa. No hay discurso previo ni interés por agradar al espectador, porque la obra en sí es un mensaje destinado solo al propio autor. El tema que tratan es personal y el lenguaje está desposeído de todo convencionalismo. Veintiséis artistas con discapacidad intelectual muestran a partir de mañana sus diferentes miradas en La Casa Encendida de Madrid. Bajo el título de Mundo extreme,los artistas utilizan el dibujo, la pintura, la escultura y el vídeo para mostrar su estado de ánimo lejos de todo prejuicio.

Intervención sobre fotografía sin título de José Manuel Egea. ampliar foto
Intervención sobre fotografía sin título de José Manuel Egea.

El artista Álvaro Matxinbarrena (San Sebastián, 1958) ha sido el encargado de comisariar una exposición en la que se trata de destacar los valores artísticos de las obras al margen de las circunstancias de los autores. Todos ellos participan en los talleres que la plataforma artística Debajo del Sombrero realiza desde hace años en tres escenarios simultáneos: La Casa Encendida, el Matadero y la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Matxinbarrena advierte de que el trabajo no obedece a terapias médicas ni a tratamientos mentales. “El tema son sus sueños, sus pesadillas, la repetición. Todo expresado de la manera en la que ellos sienten. Son imágenes y lenguajes que habitan un mundo a veces muy crudo y casi siempre lleno de ingenuidad”.

Lola Barrena, representante de El Sombrero en La Casa, explica que el taller no interviene en lo que el artista quiera manifestar. “Nuestro papel es facilitar los medios y las técnicas. Lo demás, es cosa de ellos”.

Un montaje concebido para destacar la hondura y la complejidad de la obra permite ver los dibujos enmarcados en tonos oscuros. El lápiz es el instrumento más usado en composiciones en las que la repetición, el amontonamiento de caracteres o pequeños motivos geométricos ocupan el papel en blanco. Las esculturas, muchas de gran formato reproducen composiciones arquitectónicas o personajes con aire agresivo.

“Son creadores obsesivos, lo mismo que Francis Bacon o Louise Bourgeois”, explica el comisario. “Los temas se suelen repetir porque en el fondo, son siempre los mismos fantasmas los que atormentan su cabeza”, aclara Matxinbarrena. “Su trabajo es inclasificable. Se puede hablar de art brut por lo que tiene de genuino; pero también art outsider, porque no responde a ninguna norma. Expresan lo que sienten sin pasar por ningún filtro”.

No cree el artista vasco que la discapacidad mental sea un impedimento para hablar de arte. Y recuerda algunos de los muchos casos de grandes artistas que se cuentan entre los grandes maestros, pese a sus problemas: Vincent van Gogh, Edvard Munch o Josef Förster.

Los autores han participado en la selección de obras y algunos han visto ya el montaje. Ayer, dos de ellos contemplaban sus respectivas piezas. Prefirieron no hablar y dejar que su obra expresara sus más ocultos pensamientos.

Mundo Extreme. Del 20 de noviembre al 12 de enero. La Casa Encendida. Ronda de Valencia, 2

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram