Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil detiene a Cañamero otra vez por negarse a declarar ante un juez

El líder del SAT está imputado por los incidentes en una huelga de basuras en su pueblo

La escena podría haber salido de la mente del humorista Miguel Gila. A un lado del aparato, Diego Cañamero. Al otro, un agente de la Guardia Civil. Y como temas centrales de la conversación telefónica la orden de detención dictada contra el líder del Sindicato Andaluz de los Trabajadores (SAT) por el Juzgado 4 de Utrera (Sevilla) y una negociación para que se entregara.

"Me han llamado, pero no les he dicho dónde estoy", explicaba esta mañana Cañamero. A este periódico le ha contado que por la mañana estaba trabajando en el verdeo en El Arahal, también en la provincia de Sevilla. "Luego iré a casa [en El Coronil] y por la tarde, a las seis, tengo una entrevista". Si es cuestión de elegir, Cañamero prefería que se le detuviera mañana. "El tiempo da lluvia y así no pierdo un día de aceituna".

Pero no ha podido ser. A eso de las 19.30, los agentes lo han detenido en la carretera, a las afueras de Alcalá del Río, cuando se dirigía a una entrevista con una televisión. Un portavoz del SAT ha informado de que iba a pasar la noche en el cuartel de la Guardia Civil de Montequinto y este martes será conducido ante el titular del Juzgado 4 de Utrera.

La orden contra Cañamero fue dictada por los incidentes ocurridos durante la huelga de la recogida de basuras en El Coronil, que a principios de año tuvo a esta localidad 71 días sin servicio de limpieza. El Ayuntamiento, del que Cañamero fue alcalde hasta 2001, denunció que se había impedido salir al camión de la basura para cubrir los servicios mínimos. Según el alcalde socialista del municipio, Jerónimo Guerrero, cinco personas fueron imputadas, entre ellas el dirigente del SAT. Pero solo Cañamero se ha negado a declarar.

Este dirigente sindical decidió hace un par de años declararse "insumiso judicial", que se traduce en que no acude cuando los jueces le citan por sus protestas y ocupaciones sindicales. "Ya me han detenido cinco veces por esto", ha indicado este lunes Cañamero antes de anotar un nuevo arresto por el mismo motivo. La penúltima se remonta a finales de julio y también pasó una noche en los calabozos de la Guardia Civil en Sevilla. Los agentes lo detuvieron a las puertas de la sede del SAT en El Coronil y al día siguiente lo condujeron hasta Granada para que compareciera ante la justicia. En aquel caso, la orden fue dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) por la ocupación de la finca militar Las Turquillas en Osuna (Sevilla) en el verano de 2012.

Ese juicio está previsto para los días 11 y 12 de noviembre y 54 personas están imputadas, entre ellas Cañamero y el parlamentario andaluz de IU Juan Manuel Sánchez Gordillo. La fiscalía ha pedido siete meses de cárcel para cada uno por desobediencia grave.

Cañamero se ha lamentado este lunes de estas peticiones de cárcel, que considera elevadas. Recuerda que el ministerio público también le ha pedido dos años de prisión por intentar cortar la SE-30 en el Puente del Quinto Centenario en Sevilla durante otra protesta en octubre de 2009.