Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal superior pide un observatorio sobre la corrupción para combatirla mejor

García Calderón reprueba los abucheos a la juez Alaya

El fiscal Superior de Andalucía, Jesús García Calderón, ha pedido hoy la creación de un observatorio sobre la corrupción para “combatirla con una mayor eficacia”. Durante la presentación en el Parlamento andaluz de la memoria de la fiscalía de 2012, Calderón ha justificado el observatorio porque la corrupción, sobre la que existe una preocupación “creciente” en la sociedad, es un fenómeno “cambiante” que requiere soluciones distintas en cada época.

La memoria anual recoge también por escrito esa petición y aboga por que este órgano sea independiente, “quizá encuadrado en la propia Fiscalía General del Estado o sometido al control parlamentario”, precisa el fiscal en el documento. El observatorio tendría además una dotación presupuestaria singularizada y estaría integrado por expertos en la lucha contra la corrupción. Su labor sería, según García calderón, analizar el fenómeno “de forma periódica”, señalar sus causas, cuantificar los daños materiales que produce y buscar fórmulas “más eficaces” para combatirla.

El fiscal también ha propuesto contra la corrupción la redacción de un nuevo código procesal penal que otorgue la instrucción a la fiscalía, con unidades adscritas de investigación criminal y bajo la supervisión de un juez. García Calderón cree que es en esta normativa donde debe regularse una exigencia que el fiscal ha reiterado en los últimos meses: que las fases de instrucción de los casos de corrupción tengan “tiempos tasados” para evitar la “prolongación indefinida” de las investigaciones.

El fiscal cree que este nuevo código es una necesidad “urgente” y que solo en casos excepcionales, “por causas fijadas previamente”, se deben prorrogar los tiempos que fije la norma. García Calderón presentó ayer su propuesta sin referirse a ninguna causa, pero la memoria de la fiscalía dedica un apartado al caso de los ERE en el que el Ministerio Público lamenta “una cierta ralentización” de la investigación y pide la “agilización de la instrucción”.

El fiscal ha declinado opinar sobre el conflicto entre la Fiscalía de Sevilla y la juez Mercedes Alaya porque el caso de los ERE corresponde a la Fiscalía Anticorrupción. García Calderón sí ha rechazado “enérgicamente” los abucheos en el juzgado a  Alaya.

El fiscal superior se ha referido también a la sentencia del caso Malaya, que ha impuesto a los principales imputados condenas muy inferiores a las que pedía el Ministerio Público. García Calderón ha considerado “muy probable” que Anticorrupción presente un recurso para exigir que se incrementen las penas de los condenados. “El partido continúa”, ha dicho García Calderón que, con todo, sostiene que las penas impuestas no son “tan leves como muchas veces se transmite”. “Suman más 120 años de prisión”, ha recordado.