Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras la estela del Circo del Sol

'The Hotel' llega mañana al Nuevo Teatro Apolo

Un espectáculo que combina acrobacias, contorsión, malabares y humor

Uno de los número de 'The Hotel'. Ampliar foto
Uno de los número de 'The Hotel'.

Atrás queda ya el redoble previo a la gran proeza, la mujer barbuda, los elefantes y demás criaturas exóticas. Aquello de “ pasen y vean”, “algo insólito”, “llegado desde muy lejos”, “inédito en el mundo”. “Somos herederos de todo eso y del legado de El Circo del Sol. El resultado del proceso de evolución del espectáculo circense”, explica Marta Gutiérrez, directora novel de The Hotel, la obra que reúne a artistas de la gran compañía canadiense, el Cirque Eloize y el Circo de Moscú a partir de mañana y hasta el 1 de septiembre en el Teatro Nuevo Apolo.

El relato parece ser lo menos relevante. Un mero pretexto para que el espectador sea testigo de aquello que solo parecía posible en su imaginación. Contorsión, acrobacias, telas aéreas, rueda alemana y malabares, entre otras disciplinas y a ritmo de jazz y blues. Todo esto en una atmósfera inspirada en los hoteles clásicos del Nueva York de los años 40 y 50 y en las comedias musicales de enredo de la época dorada de Hollywood.

“Lo interesante es que casi todo el rato estamos encima del escenario creando distintos puntos de atención simultáneos. Esto nos permite fusionar todas las disciplinas”, señala Jorge Silvestre, malabarista que encarna a uno de los botones del hotel.

“Somos herederos del circo tradicional”, explica la directora

Que el espectáculo no sea una sucesión inconexa de acrobacias ha sido una de la prioridades. “Hay directores que te dicen ‘ahí tienes tus minutos para hacer tu espectáculo’, pero Marta, pese a tener las ideas claras, nos ha dado espacio para la creatividad”, asegura Silvestre.

Con esta filosofía se ha enfrentado la madrileña Marta Gutiérrez, de 30 años, a su debut en la dirección de una obra abierta al público. Pese a su juventud, su experiencia es notable. Ha trabajado como directora creativa asociada en departamentos especiales del Circo del Sol, Jack Moron Worldwide y Global events. Pero esta es la primera vez que se enfrenta a la dictadura de la taquilla, al jurado del público.

“Lo importante en estos espectáculos es la atmósfera”, dice un malabarista

“El trabajo de un director en este tipo de trabajos se parece mucho al del teatro. Aunque aquí tienes que ser más flexible y estar abierto a los cambios”, detalla Gutiérrez. El referente claro de The Hotel es el Circo del Sol. Pero bebe también de los musicales de Broadway mezclando coreografías cabareteras y humor. Situaciones de enredo con pinceladas de slapstick, teatro gestual y cine mudo, para reforzar una mezcla de géneros.

Jorge Silvestre, el botones malabarista del espectáculo, asegura que para hacer su papel se fijó en el Tim Roth de Four Rooms (Robert Rodríguez, Quentin Tarantino, Allison Anders, Alexandre Rockwell, 1995), un botones que va metiéndose en situaciones inverosímiles provocadas por los clientes.

Un ejercicio de acrobacia. ampliar foto
Un ejercicio de acrobacia.

“Lo que más me gusta es que la gente no se espere que le voy a hacer reír”, señala. Entre sus referentes están el payaso Rogelio Rivel, hermano del famoso Charles Rivel, y el malabarista norteamericano Michael Moschen. “En el circo actual ya no hay leones porque ya no sorprende. El cine hizo que el circo tuviera que renovarse. Antes, las mujeres enseñaban carne, había grandes proezas y animales exóticos. Ahora lo importante es la atmósfera, la expresión”, continúa. Seguramente por esto, para este madrileño de 30 que trabajó en ZAIA, del Circo del Sol, y es profesor en la Escuela de Circo Diverso de Madrid, el mensaje prima sobre la proeza, aunque este no tenga que ser claro, sino que invite a la interpretación.

Silvestre también se ha inspirado en Monschen, una de las figuras más innovadoras del malabarismo, para alguno sus números. En concreto cita el que realiza bajando por un ascensor, con unas pelotas que rebotan en las paredes. Monschen lo hace en su revolucionario triángulo, dominando a la perfección la geometría del espacio y haciendo que las pelotas le obedezcan en todo momento.

“Cada artista es único. En habilidades y estilo. Incluso cuando desarrollan el mismo número cada uno tiene su su sello”, asegura Gutiérrez. En este caso, The Hotel es la mezcla personal del trabajo de un elenco con figuras como la acróbata ucrania Kayta Korneva, medalla de oro en festivales en Rusia y Ucrania y bronce en el Festival de Circo de Montecarlo, en 2007; Ángel Sánchez, ex gimnasta artístico que trabajó para el Circo del Sol en Zed; Gema García, especializada en disciplinas acrobáticas como telas, aros y danza vertical, entre otras. “Es la oportunidad de ver a artistas nacionales que suelen trabajar fuera”, explica Gutiérrez.

‘The hotel’. Del 21 de agosto al 1 de septiembre de miércoles a viernes a las 20:00h, sábados a las 18:30h y 21:00h; domingos a las 19:30h. Precio desde 20 euros.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram