Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSdeG revive fantasmas de los noventa

Históricos del partido alertan contra los hiperliderazgos y la fragmentación del socialismo gallego

Piden recuperar los valores para resintonizar con la sociedad

De izquierda a derecha, Touriño, Francisco Vázquez, Miguel Cortizo y Fernando González Laxe.
De izquierda a derecha, Touriño, Francisco Vázquez, Miguel Cortizo y Fernando González Laxe.

El diagnóstico común es pesimista. Alerta del riesgo de que vuelvan los fantasmas de los 90, con los “hiperliderazgos locales” y la fragmentación interna de entonces. Los dos expresidentes de la Xunta, Fernando González Laxe y Emilio Pérez Touriño; exsecretarios generales como Antolín Sánchez Presedo y Antonio Rodríguez; la anterior presidenta del Parlamento, Dolores Villarino y uno de los ediles con más años en el cargo, el regidor de Monterroso, Antonio Gato, analizan el presente y futuro del socialismo gallego, en vísperas de las primarias que enfrentarán al presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro y al alcalde de A Illa, Manel Vázquez, por el control del partido.

Los dirigentes históricos consultados reivindican un retorno a los principios socialistas “más vigentes que nunca para combatir esta crisis” para “volver a sintonizar con la sociedad”. Coinciden en dibujar un partido muy dividido pero es Touriño el que pinta un panorama más apocalíptico si no llega un cambio de rumbo en Galicia y en España.

EMILIO PÉREZ TOURIÑO | Expresidente de la Xunta

Llegó a la secretaría general en 1998 y ejerció de presidente de la Xunta entre 2005 y 2009. Tras perder las elecciones con Feijóo, dejó el liderazgo del partido y apenas participa en la vida orgánica. Su lectura de lo que ha pasado desde entonces es demoledora. “Es una crisis de proyecto, de partido y de liderazgo. El partido se ha encerrado en el cortoplacismo y ha primado la agregación de intereses locales sobre una visión conjunta de país. Está enquistado en la endogamia de la cúpula del partido, el aparato. Cuando hay ausencia de un proyecto autonómico, volvemos a los males tradicionales, los hiperliderazgos locales, que son lo que queda en pie. El PSdeG es hoy un mero gestor del poder orgánico puesto que no tiene poder institucional. El clientelismo dominante ha de romperse. El problema es cuando no se quiere ver y se discute entre 300 ó 500 cómo se reparte el poder interno. Hay que recuperar el valor de la política para sumar y construir, recuperar el interés general y colocar las políticas redistributivas en el centro de nuestras actuaciones. Nuestra oposición no debe ser para quemar al adversario, eso ya lo hace y con éxito el PP, pero la izquierda no quiere eso. Deberíamos usar la educación como palanca de cambio y no me gusta cuando no se protege el territorio pese a enarbolar un discurso pretendidamente galleguista”.

FERNANDO GONZÁLEZ LAXE | Exsecretario general

Presidió la Xunta entre 1987 y 1999 después de que prosperase una moción de censura contra Gerardo Fernández Albor. También él ve un partido desfasado y pide “reforzar la estructura del PSdeG” y “actualizar los contenidos políticos” del PSdeG. “Nosotros vamos por un camino y la sociedad por otro. No hay una cooperación interna, en los últimos tiempos se han evidenciado ciertas conductas de no colaboración. Y están asomando de manera excesiva los personalismos cuando históricamente nuestro legado es de colectivo, de unión de gentes y sentimientos. Las recetas debe pasar por no perder el legado de un partido con 130 años de historia y recordar la vocación de Gobierno. Ha de exigirse que los máximos dirigentes hayan pasado por cargos de responsabilidad en la política local, autonómica o nacional. Deben saber decir sí pero también no. Y se ha de llevar a cabo una renovación continuada, que cada cierto tiempo la gente deje el puesto a otro. Y por supuesto, no tolerar la acumulación de cargos”.

ANTOLÍN SÁNCHEZ PRESEDO | Exsecretario general

Relevó a Francisco Vázquez como secretario general del PSdeG en 1985 y se mantuvo en el cargo hasta 1994. En la actualidad es eurodiputado. Demanda “un giro del PSdeG hacia la sociedad”. “Cuando se le pregunta la sociedad gallega se autodefine como de centro izquierda y luego resulta que en 32 años de autonomía, la derecha ha gobernado 25. Eso quiere decir que no estamos sembrando las semillas adecuadas. Hay una cierta asimetría en la política gallega que solo puede reequilibrar el PSdeG. No son nuestros valores los que están en crisis, son más útiles que nunca. Lo que hacen falta son políticas para hacerlos efectivos. Somos el único partido que apostó por el autonomismo, la derecha se subió a ese tren en marcha y el nacionalismo se bajó en la estación de La Transición. Sería muy duro repetir el proceso de mitad de los 90 cuando se apostó por la gestualidad y las políticas testimoniales. El partido debe ser más reformista, no valen las viejas soluciones para los nuevos problemas. Debemos primar las redes públicas de seguridad, la ecompetitividad y el desarrollo sostenible. El peor error del arquero es cuando apunta demasiado bajo y la oposición en Galicia lleva demasiado tiempo haciéndolo. Es momento de tocar arrebato con políticas reales y sostenibles, la gente no quiere retórica sino resultados.

ANTONIO RODRÍGUEZ | Exsecretario general

Lideró el PSdeG entre 1982 y 1985, diputado en el Congreso durante 14 años hasta 1993 y miembro de la Ejecutiva Federal entre 1982 y 1994. Ya jubilado, cree, por su experiencia de La Transición que a los partidos políticos les falta autocrítica. También al PSdeG. Y que el secreto está en volver a las bases. “Los partidos no asumen errores cuando gobiernan porque de lo que se trata es de mantenerse en las instituciones y cuando pierden porque los responsables de hacer el diagnóstico son los que sufrieron la derrota. La etapa que se cierra en el PSdeG estaba condenada al fracaso desde el principio porque asumieron el poder los que gobernaron la Xunta junto a Touriño. Hubo un afán por recuperar el Gobierno sin hacer una inmersión en la sociedad. Las primarias son una oportunidad para que afloren nuevos liderazgos. En el partido deben tener más peso las bases, en cuanto asomen liderazgos nuevos, el partido volverá a tener un proyecto creíble y de futuro.

DOLORES VILLARINO | Expresidenta del Parlamento

Presidió la Cámara autónoma entre 2005 y 2009. Lamenta que el PSdeG haya perdido su papel como referente de la izquierda en Galicia. “Cuando no eres capaz de articular un discurso con tus señas de identidad y los ciudadanos no te visualizan como alternativa para cambiar sus vidas, toca preguntarse qué papel estás jugando. Puede que ninguno porque el PSdeG sale a perder. Estamos en la resignación y el futuro pasa por la generosidad por abandonar el sectarismo. Y también por no aferrarse a clavos ardiendo ni a falsos discursos de apertura que no lo son. No es un problema solo de Galicia, le sucede también al PSdeG. Hemos perdido lo último que uno puede perder, el espacio político”.

ANTONIO GATO | Alcalde de Monterroso

Gobierna Monterroso desde 1999 y es concejal desde 20 años antes. Ve un partido “muy quieto y alejado de la sociedad”. Lamenta que muchos cuadros hayan hecho de la política su sustento y reivindica el altruismo de la vieja militancia. “Hay que volver al socialismo militante de los que no piensan con crecer a costa del partido. Como fue siempre, donde hay una concentración de gente debe aparecer un militante socialista para conocer los problemas de los pueblos y llevarlos al bar, a la asamblea o al Parlamento”.