Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Espanyol, a un paso de cerrar las cesiones de Pizzi y Sidnei

El club tratará de atar hoy los pases del extremo y del central, ambos procedentes del Benfica

Pizzi festeja un gol con el Depor. Ampliar foto
Pizzi festeja un gol con el Depor. DIARIO AS

El viaje fue largo porque lo hicieron en coche. Pero el extremo Pizzi y el central Sidnei ya están en Barcelona porque el Espanyol está a punto de cerrar sus cesiones, procedentes del Benfica. “Ya podemos decir que son nuestros”, cuentan desde la cúpula del club, orgullosos porque entienden que con ellos se da un salto de calidad. Aunque desde la dirección deportiva, cautelosos, advierten que todavía faltan unos flecos para firmar los contratos. Y que esos flecos no son baladíes, hasta el punto de que se podría dar marcha atrás.

La operación, gestada con velocidad, se llevó entre el director deportivo Óscar Perarnau y el afamado agente de jugadores Jorge Mendes, monopolio de Portugal y representante de ambos futbolistas. A falta de que hoy se haga oficial el pase, el Espanyol parece que no ha podido guardarse una opción de compra por ninguno de los dos, del mismo modo que tampoco asumirá el valor de su ficha [como pretendía la entidad lisboeta], que ronda el millón.

“Ya podemos decir que son nuestros”, cuentan desde la cúpula del club

“Son dos jugadores muy buenos”, explican desde el Espanyol. Uno es Luis Miguel Alfonso Fernández, Pizzi (Bragança, Portugal; 1989), viejo conocido en la Liga. Hace un año, el Atlético lo fichó con cierta polémica y suspicacias por 13,5 millones de euros al Sporting de Braga –ya había jugado un curso en el Calderón, participando solo en 11 encuentros y firmando un único gol- para inmediatamente después, en el mercado de invierno, cederlo al Deportivo, donde cuajó una mitad de temporada excelente por más que no pudiera salvar al equipo. Insuficiente, en cualquier caso, para que el Atlético se lo quedara; hace dos días lo traspasó al Benfica como compensación del traspaso del portero Roberto, que jugaba en el Zaragoza pero que los derechos pertenecían al club lisboeta. “Es extremo y puede jugar de mediapunta”, advierten del Espanyol, lo que aliviaría un poco la marcha de Verdú y la orfandad en la zona de catapulta y creación blanquiazul.

Pizzi era una prioridad para el Espanyol, por lo que no vio con malos ojos la propuesta del Benfica, que sugirió incluir en el trato a Sidnei Rechel da Silva (Alegrete, Brasil; 1989), jugador con el que no parecen contar demasiado; lo cedieron hace dos años al Besiktas turco y que, a su regreso en la temporada anterior, actuó en el filial del equipo lisboeta.

Queda por ver si esos flecos, incómodos por resolver, se cierran hoy y el Espanyol ya cuenta con dos nuevos jugadores.