Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Yo no he perdido una furgoneta, he perdido mi casa”

Un hombre pierde todas sus posesiones al arder varios coches en L'Alplec dels Ports

Orencio Valverde está desolado. Este hombre de 30 años es uno de los afectados por el incendio que este viernes quemó cinco coches y dañó varios más en el aparcamiento habilitado para los asistentes a L'Aplec dels Ports en Morella. Pero Orencio no ha perdido simplemente un coche, sino su casa. "Yo vivía en mi furgoneta, era mi casa, incluso la tenía homologada como vivienda", cuenta por teléfono desde la vivienda de una amiga que le ha dado refugio. "¿Qué voy a hacer ahora? Me he quedado con lo puesto", se lamenta.

Orencio critica que la zona de aparcamiento de L'Aplec estaba cubierta de cardo aplastado, de vegetación seca. "No era un buen sitio, estaba rodeado de material inflamable". De hecho, el fuego no solo alertó a los bomberos, sino que la Generalitat envió una brigada de emergencias por el peligro de que se extendiera.

Tras aparcar bajo un árbol, como le indicaron, Orencio se marchó para comprar agua y hielo. Dejó a su perra dentro del vehículo con una ventana abierta, porque "ya es vieja y no le gusta andar en el calor". Media hora después, cuando regresó, todo estaba ardiendo. La perra murió. "Yo me iba a Francia a trabajar y ahora no sé qué voy a hacer. Yo no he perdido una furgoneta, he perdido mi casa", repite afligido.