El incendio de Valdemorillo arrasó 500 hectáreas de encinas y monte bajo

Unas 120 personas controlan la zona para evitar que se reaviven las llamas

Unas 500 hectáreas, como máximo y en el peor de los casos. Esa es la masa forestal que calculan los técnicos regionales que ha arrasado el incendio registrado el pasado lunes en Valdemorillo. Unos 120 bomberos y retenes forestales trabajan desde ayer por la tarde para evitar que el fuego, ya controlado, se reavive por el calor o el aire, según un portavoz de Emergencias 112. Las 2.000 personas desalojadas de cuatro urbanizaciones pudieron regresar a primera hora de ayer a sus domicilios. Previsiblemente hoy se dará por extinguido.

Sobre las ocho de la mañana, las llamas estaban ya confinadas y no existía ningún foco activo de importancia, por lo que se ha autorizado a los vecinos ir regresando a sus domicilios. Un total de 56 pasaron la noche en la plaza de toros de la localidad, que fue habilitada por la Cruz Roja y por el Summa. “Tuvimos que salir escopetados y con cierto miedo de qué pasaría con nuestras casas”, explicó un vecino de Cerro Alarcón. “Temíamos lo peor porque las llamas eran muy altas y podían llegar a los chalés”, añadió otro. Una veintena de patrullas de la Guardia Civil y de la Policía Local desalojaron las urbanizaciones en una hora y cuarto.

Más información
Controlado el incendio forestal de Valdemorillo
Dos mil desalojados por las llamas en Valdemorillo
Madrid mantiene el dispositivo para luchar contra los incendios forestales
Robledo, anatomía de un incendio (2 SEP 2012)
Incendio en Robledo y Valdemaqueda
El incendio de la sierra oeste arrasa unas 1.200 hectáreas de superficie arbolada
Los retenes de bomberos no estaban en los dos municipios
Aguirre asegura que se localizará pronto al responsable del incendio de Robledo
Cinco urbanizaciones desalojadas por el grave incendio de Robledo de Chavela

A las 12.15 de ayer se dio por controlado el incendio. Las imágenes que transmitían los helicópteros permitían comprobar que a esa hora no había ningún foco activo. Tan solo se veían con la cámara térmica puntos de gran acumulación de calor. Los bomberos y los retenes forestales estaban estratégicamente colocados en las zonas afectadas por el fuego para repasar las áreas más complicadas.

A esa hora se redujo el nivel del siniestro, que van del 0 al 3. Se pasó del 2 al 1. También se abrió la carretera M-510, que une Valdemorillo con Navalagamella. Poco antes se habían retirado los 100 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que trabajaron toda la noche

El fuego ha afectado a una superficie total de unas 700 hectáreas. Discurre por varias vaguadas y zonas escarpadas que van desde la urbanización de Los Barrancos hasta Cerro Alarcón y su ampliación. De hecho, algunas parcelas de la primera quedaron arrasadas, sin que las llamas afectaran a las viviendas. En el segundo lugar, el fuego se quedó justo en las vallas perimetrales de la urbanización.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las primeras apreciaciones desde los helicópteros indicaban que dentro de la superficie afectada hay bastantes áreas que quedaron inmunes a las llamas. El viento cambiante y algunas zonas más protegidas fueron, entre otros, los motivos.

Técnicos del Gobierno regional explicaron que además la zona afectada son encinas y fresnos, dos especies que se regeneran con gran facilidad, salvo que se quemen completamente. Muchos ejemplares quedaron indemnes, ya que el fuego corrió bajo, por los pastos. “Cuando más se afectan las copas de los árboles es cuando hay arbustos, jaras y matorral. Esto permite que se produzca el llamado efecto escalera”, explicaron los técnicos.

A mediodía se dieron pequeños rebrotes de fuego en zonas aisladas que fueron atacados desde el aire por los cuatro helicópteros de la Comunidad de Madrid y un hidroavión del Gobierno central. También se dedicaron a enfriar otras áreas. Ya no había riesgo para la población a esas horas.

Mientras, la Guardia Civil realizó ayer la inspección ocular de las obras del chalé de la calle de Júpiter, en la urbanización de Los Barrancos, en la que supuestamente se inició el fuego. También acudieron agentes forestales. Fuentes del instituto armado explicaron que todo apunta a que sí fue esta la causa del siniestro. Los especialistas del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) y de la Policía Judicial serán los que lo determinen.

Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que los supuestos responsables se quedaron en el lugar. Fueron identificados la misma tarde del lunes. Todo apunta a una negligencia durante el corte de un forjado en las obras del chalé. A partir de ahí el incendio avanzó de manera cambiante hacia el sureste. Una vez terminado el atestado, la Guardia Civil lo remitirá al juez de guardia, que será el que cite a los presuntos autores del fuego.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS